miércoles, febrero 15, 2006

Un buen San Valentín

Como todos sabemos, ayer fue un día muy especial: el puto día de San Valentín. Digo "puto" porque se trata de una patraña de las grandes superficies para vender flores y bombones, pasándose por la piedra un sutil detalle: en este país hay miles de personas que están a dos velas y no tienen a nadie con quien compartir este día.

Qué recuerdos del instituto, cuando cada 14 de febrero unas chicas vestidas con camisa blanca, pantalones negros y un pañuelo rojo en el cuello repartían las flores que los alumnos se enviaban entre ellos. Todos recibían un clavelito y una carta (en un sobre abierto, para que los profesores puderan suprimir aquellas cartas con contenido obsceno y de paso enterarse de quién está liado con quién). Todos... menos yo, claro.

Recuerdo un año en particular, fue en 4º de ESO, todo el mundo había recibido su carta y su clavel. Yo, para variar, me quedé como el niño al que los Reyes Magos le han traído carbón. Así que ese mismo día me encerré en mi cuarto, cogí una de las cajas de bombones que tenía que vender para conseguir dinero para el viaje de fin de curso, me senté en mi cama, me puse Valentine's Day de Marilyn Manson a todo volumen y me lié a engullir bombones hasta que me entraron náuseas.

Aquel fue el peor San Valentín de mi vida. Por el contrario, el 14 de febrero que viví ayer fue, sin dudas, el mejor que he tenido nunca. Y no fue porque pudiera participar en esa histeria colectiva de ramos de rosas, chocolate (desde aquella experiencia aborrezco los bombones en San Valentín), canciones románticas en la radio, imágenes de parejitas enrollandose en un parque en los noticiarios, corazoncitos rojos y cupidos lanzando flechas a diestro y sinestro; es más, este 14 de febrero lo he pasado lejos de todo eso, en carretera.

Por un asununto familiar he tenido que ir a Mazagón para llevar unos muebles de cocina a un chalet en el que veraneo todos los años. Como la casa está en la parte más solitaria de la playa, en las llamadas "casas de Bonares", pude contemplar la orilla totalmente desierta. Pensé que aquella imagen sería deprimente, pero nada más lejos de la verdad. Pude contemplar la naturaleza en calma, sin la intromisión de los domingueros. Además, con 23º C hacía un día veraniego, y de hecho había dos niños en bañador y camiseta pescando. Ojalá aquella playa estuviera siempre tan tranquila.

Me sentí bien al estar allí, aunque sólo fuera durante dos minutos. Lejos de todo aquello, de esa histeria colectiva, de ese plan de "si eres afortunado en la vida, felicidades; si no lo eres, te jodes".

"Ríe y el mundo reirá contigo, llora y llorarás sólo". Es una excelente quote de una excelente película: Old Boy. Y esto es así, como en Navidad, cuando, a pesar de las creencias de la gente, muchas personas se deprimen porque se sienten solas. Pero yo ya no me como más el tarro con eso, porque soy de los que piensan que mejor sólo que acompañado. Tal vez ese sea mi problema, que soy demasiado exigente, y no en cuanto al físico (evidentemente las prefiero atractivas), sino a la personalidad. En fin, yo no me conformo con una pija tonta y tetuda, quiero una chica que prefiera ir a jugar a los bolos que ir de comparas, que prefiera alquilar Trainspotting a una estúpida comedia romántica de Jennifer Lopez, que prefiera escuchar Coldplay a David Bisbal. En fin, quiero una tía guay, una chica con la que pueda ser yo mismo. ¿Alguna voluntaria?

6 comentarios:

Luis Rull Muñoz dijo...

Sephi: te estás haciendo mayor... je je.

Me alegro de que disfrutaras de Mazagón. La playa en invierno tiene su encanto ¿no?

No te cierres mucho ante las chicas... si no te acercas a ellas e intentas conocerlas, nunca sabrás si son "pijas tetudas" o "normales". Los prejuicios nos impiden conocer a gente interesante. No estereotipes al personal por la pinta o la primera impresión o te perderás muchas cosas...

A propósito: ¿te apuntas a una kdd en Sevilla este sábado al medio día? http://zifra.blogalia.com/historias/37498
si te pasas a recogerme nos vamos juntos...

PS: Tus post mejoran con el tiempo... no pares de escribir

J@ngo Fett dijo...

Bueno, me alegra comprobar que no soy el unico que se levanta de mala leche cada 14 de febrero. Lo que pasa es que yo he optado por la indiferencia. Por eso ten seguro que en mi blog no encontrarás nada a ese respecto.

3JOnline dijo...

Yo conocí a una chavala que cumplía las cosas que pides, pero equilibraba la balanza con otras cosas malas en las que no se piensa en principio.
Y yo tampoco recibía flores en el instituto xD de hecho me habria muerto de vergüenza de ser objetivo de cosas así, me parece algo estúpido.
Como diría el Malo Maloso: no son más que un monton de imbeciles sin carisma
xDDD

Vivas dijo...

Hombre, las fiestas de San Valentin no serían tan feas si no fuera por el consumismo de ese día. Admito que tenga un detalle con tu pareja, pq simbolice vuestro amor y esas chorradas, pero desde luego, a los q no nos enviaban cartas (yo me incluyo, ya lo sabes xD) nos hacía sentirnos mal, como bichos raros repugnantes que nadie quiere. Ahora lo tomo con indiferencia, y si no llega a ser por el ramo de flores que mi padre le regaló a mi madre, ni me entero de q es San Valentín.

Insisto, yo no lo veo mal, pero no debería de darse tanta publicidad, pq a nosotros, los q no tenemos pareja, nos hace sentir especialmente mal (buena comparativa esa de la Navidad, yo diría q es lo mismo).

Anónimo dijo...

Colega, que yo tampoco recibi un puto clavelito en todos los años del instituto. Lo de San Valentin esta claro que es una chorradita, una fiesta comercial como el dia del padre o tantas otras. Lo importante no es que la fiesta esté recogida en un calendario por pura tradicion, sino que la gente realmente la sienta(de ahi la diferencia de estas fiestas con la navidad, por ejemplo).
En cuanto a las tias, bueno, es lo de siempre. Muchas son aburridas, simples y feas. Otras muchas son simples, aburridas y guapas. Por fortuna, si te pones a buscar puedes llegar a encontrar alguna que sea inteligente, divertida... y con novio xD
Ahora en serio. Yo antes estaba como tu... consumido por la desidia, la desesperación y la tristeza consecuente del amor no correspondido. Decidí que esta mujer era lo mas importante que había para mí, y que si seguía viéndome como un amigo me volvería loco. No podía seguir viéndola. A la semana de ésto empezamos a salir como pareja, y dentro de 6 dias hacemos 4 meses. Ahora soy feliz. La curva de aprendizaje se resume así: el trabajo duro será recompensado y la voluntad del hombrepuede mover montañas.
Nunca pierdas la fé.

Anónimo dijo...

Falta un "Dios los cria, ellos se juntan y la profesora los separa" de josefina. Un "Uy uy que mal rollo" de Elvira de frances o un "sois todos unos simios inutiles" de nuestro querido jefe de estudios german. "Yo hago la media claperiana, la que me da la gana" de el archiconocido clapera y por supuesto la "pagina güel" del orientador