martes, agosto 29, 2006

Under The Milky Way



Sometimes when this place gets kind of empty,
sound of their breath fades with the light.
I think about the loveless fascination,
under the Milky Way tonight.

Lower the curtain down in memphis,
lower the curtain down all right.
I got no time for private consultation,
under the Milky Way tonight.

Wish I knew what you were looking for.
Might have known what you would find.
Wish I knew what you were looking for.
Might have known what you would find.

And its something quite peculiar,
something thats shimmering and white.
Leads you here despite your destination,
under the Milky Way tonight.

Under the Milky Way tonight.

viernes, agosto 18, 2006

Piratas del Atlántico

Ahora que se ha vuelto a poner de moda Piratas de Caribe con la segunda parte y aprovechando que aún estamos en verano, voy a contaros una historia que sucedió hace mucho tiempo, allá por el año 2000. Tenía yo por entonces quince años e iba con mis amigos de Mazagón a alquilar una barca de pedales, éramos aproximadamente doce: seis chicas y seis chicos. Está claro que en una sola barca no íbamos a caber todos, así que tuvimos que alquilar dos. Pero sólo quedaba una barca con tobogán, el resto estaban todas alquiladas, así que la segunda barca que cogimos era de de estas sosas que no tenían nada. Las chicas, caprichosas comos siempre, se llevaron la mejor, y nos dejaron a nosotros la otra. De mala gana pedaleamos hasta alta mar, y una vez allí vimos de lejos cómo las chicas se divertían tirándose del tobogán, y pensamos "¿por qué tienen que salirse ellas siempre con la suya?". Así pues, pedaleamos hacia ella con fuerza y con el grito de "¡al abordaje!" saltamos a su barca y las tiramos al agua. Acto seguido tomamos los controles del navío y nos fuimos, dejándoles a ellas el nuestro en un gesto de caballerosidad para que no se ahogaran.

Diversión a toda vela. Nos tiramos por el tobogán y una vez en el agua nos dio por quitarnos los bañadores y tirarlos a la barca. Total, las chicas estaban lejos y no podían vernos las vergüenzas. Yo me subí a la barca como si nada y me volví a tirar por el tobogán, después de mí todos empezaron a hacer lo mismo. Hasta que uno de nosotros miró al horizonte y gritó "rápido, poneos los bañadores que vienen las tias". Todo el mundo cogió sus atuendos de baño y se los puso, pero yo tenía un problema: no encontraba el mío. Creía que me lo habían escondido como una broma, pero no era así. Seguramente al tirar desde el agua el bañador a la barca lo hice con demasiada fuerza y cayó al agua por el otro lado hundiéndose sin que nadie se diera cuenta. Buceé para ver si lo encontraba, pero negativo, sólo conseguí tocar fondo una vez y mis tímpanos iban a explotar, y por supuesto ni rastro del bañador. Las chicas estaban cada vez más cerca, así que me quedé en el agua para que no notaran que me faltaba algo. Un amigo mío andó hacia la orilla para cogerme otro bañador. El resto de mis compañeros huyeron con la barca y yo fingí que mi permanencia en el agua era una estrategia para frenar a las chicas mientras ellos escapaban. Me agarré a la proa de la barca y me puse a nadar con las piernas en sentido contrario para intentar hacerlas retroceder. Pero no podía, ellas pedaleaban con ímpetu fruto de la furia que traían consigo. Además, se dieron cuenta de que no llevaba bañador. Tuve que echarme a un lado para que no me atropellaran con la barca y dejé que alcanzaran a los otros. Pero ahora los chicos contaban con dos soldados menos y fueron derrotados por sus femeninas contrincantes, las cuales les devolvieron la moneda recuperando la barca con tobogán y tirándoles a ellos al agua.

En esto que divisé en la orilla que el amigo que había ido a por otro bañador ya estaba de camino, pero las chicas también lo vieron y se dispusieron a pedalear hacia él para interceptarlo antes de que llegara a mí. Así lo hicieron, le arrebataron el bañador y lo colgaron de bandera en el tobogán. Dijeron "si lo quereis, que venga el dueño en persona a recogerlo". Me acerqué hacia ellas e intenté persuadirlas con mis encantos de que me lo devolvieran, pero no había manera. Después de llevarme un buen rato así, decidí ceder a sus exigencias. Les dije "bueno, pues vosotras lo habéis querido. Tapaos los ojos". Me subí a la barca, me puse el bañador y me tiré por el tobogán. Las chicas claro se tapaban la cara con las manos y hacían como que les daba cosa mirar, pero de vez en cuando entreabrían los dedos para ver algo. Y así fue como heróicamente vencía a las crueles y sanguinarias piratas amazonas del Atlántico.

domingo, agosto 06, 2006

No me he olvidado

Parecer ser que estamos de vuelta, y tal vez sea la ocasión de retomar las cosas a medio hacer. No lo he hecho antes porque no he podido, en serio, no era cuestión de voluntad, era cuestión de medios. Ahora mismo tampoco puedo, pero voy a intentarlo, ahora que estoy de vacaciones, porque aunque no lo creais, no me he olvidado de lo que os debo.