martes, octubre 24, 2006

Un llamamiento que me ha llegado por e-mail

Van a cerrar la Protectora de animales de Herencia, Ciudad Real, para construir un campo de fútbol aislado, que seguramente permanecerá vacío la mayor parte del año.

Pues bien el día 30 de octubre de este año (en 2 semanas) lo cierran y los perros que no hayan sido adoptados serán sacrificados, tanto cachorros como adultos. En esta protectora se comprometen a enviarlos a cualquier parte de España, por lo que no tendríais que desplazaros hasta Ciudad Real; tu sólo eliges uno por la página www.animalhelp.es/protectora-herencia.htm y te lo llevan a casa.

En la protectora están tan desesperados que hacen llamamiento a quien pueda adoptarlos o incluso acogerlos temporalmente en casa unas semanas mientras encuentran otro lugar para abrir otra protectora. También esperan que algún propietario de otra protectora pueda acogerlos permanente o temporalmente. Esta protectora fue fundada por Rosario, una amante de los animales y recibe ayuda de Mayte y Merche. Os facilito teléfonos para más información, aunque en la página de antes viene todo:

Rosario: 645 88 33 06
Mayte: 616 59 89 57
Merche: 619 92 56 01

Y no olvidéis visitar la página www.animalhelp.es/protectora-herencia.htm. Estos perritos tienen fijada la fecha de su muerte para el 30 de octubre, por favor comentadlo a cualquiera que esté pensando en adoptar un perrito, los hay de todas las edades, vacunados y con chip, y enviad a todas las personas que podáis este e-mail para que tengan más oportunidades. Y por favor, aunque sea de forma temporal, hay que encontrarles un lugar. Gracias a todos los que colaboráis enviando esto.

Gracias.

domingo, octubre 22, 2006

¡Estoy saturado de heavy metal!

Lo encontrareis extraño, yo también, pero llevo una racha que no paro de escuchar heavy por todas partes y necesito un descanso. Os preguntareis cómo ha empezado esto, así que os iré relatando.

Hace dos semanas fui con unos colegas a un conciertazo que dieron los Celtas Cortos en Dos Hermanas. Una anéctoda curiosa es que una chica de la zona llamada Filomena creo recordar, me tiró los tejos. En fin, esto es deprimente: me paso la vida a dos velas, ahora, me hecho novia y las tias me caen del cielo, jeje. A lo que iba, el concierto me encantó, claro que antes tuvimos que aguantar un par de temas de Álex Ortiz. Luego llegaron los grandes, los Cortos, que lo dieron todo y el público también, sobre todo cuando tocaron Gente distinta. El tío cantaba <<los partidos son la mierda>> y se callaba, el público cantaba el siguiente verso a pleno pulmón <<¡los fascistas los que más!>> (<<si de esto te das cuenta / algo has aprendido ya>>). Me quedé afónico. Al final del concierto empezamos a gritar "otra, otra" y así lo hicieron, nos deleitaron con dos temas más. Lo dicho: un conciertazo.

La semana pasada y no contento con eso, me fui con los mismos colegas al Salón del Manga de Moguer. Pasé un día de puta madre (más detalles aquí) y de paso vimos actuar a las fieras de Mr. Sensei, un grupo al que tengo mucho aprecio por tener como bajista a un amigo mío y porque se ofrecieron a colaborar en el cortometraje Payne II: esta vez es algo personal. Nuevamente me quedé afónico perdido coreando al grupo cuando tocaban los temas de Dragon Ball y lanzando berridos heavy cada vez que terminaban una canción. No fue para menos, este grupo se sale y hay que demostrar que uno está agradecido con la calidad (que pelota soy, jeje).

Para culmiar, este fin de semana he ido con mi niña y sus amigos a un concierto en la Sala Q, de nada menos que tres grupos: Killem, Fatum y Koma. Del primero de éstos conocemos al cantante y al batería. El conciero me hubiera gustado si no fuera por un pequeño detalle: los altavoces estaban a un volumen excesivo y no se entendía nada. También lancé algún que otro berrido heavy, pero ya menos. Total, no podía escucharme ni yo mismo. Acabé con la cabeza como un bombo y los tímpanos a punto de estallar. Y fue aquí cuando me dije: "¿por qué tanto heavy metal? Es posible vivir sin heavy, hay muchos otros estilos de música que también me molan y son más tranquilos, como el chill out y la música clásica."

Así que aquí me teneis, un domigo de lluvia, intentando relajarme con Brian Eno. ¿Durará esta crisis mucho tiempo? De momento no me desagrada.

lunes, octubre 16, 2006

Una reivindicación que me ha llegado por e-mail

VIVA LA GENERACIÓN DE LOS 80 (SOMOS LOS MEJORES, LEE Y APRENDE SOBRE LA MEJOR GENERACIÓN)

El objeto de esta misiva es la de reivindicar una generación de todos aquellos que nacimos en los 80 (unos años arriba, otros años abajo), la generación de los que estamos currando, la de algo que nuestros padres ni podían soñar, la de los que vemos que el piso que compraron nuestros padres ahora vale 20 o 30 veces más, la de los que estaremos pagando nuestra vivienda hasta los 50 años.

Nosotros no estuvimos en la Guerra Civil, ni en mayo del 68, ni corrimos delante de los grises, no votamos la Constitución, y nuestra memoria histórica comienza con las olimpiadas del 92. Aunque no nacimos en una dictadura, siempre hemos tenido una que parece que es una mierda que hace apología del franquismo. Por no vivir activamente la Transición se nos dice que no tenemos ideales y sabemos de política más que nuestros padres y que lo que nunca sabrán nuestros hermanos pequeños y descendientes.

Somos la última generación que ha aprendido a jugar en la calle a las chapas, la peonza, las canicas, la comba, la goma o el rescate y, a la vez, somos la primera que ha jugado a videojuegos, hemos ido a parques de atracciones o visto dibujos animados en color. Los Reyes Magos no siempre nos traían lo que pedíamos, pero oíamos (y seguimos oyendo) que lo hemos tenido todo, a pesar de que los que vinieron después de nosotros sí lo tienen realmente y nadie se lo dice.

Se nos ha etiquetado de generación X y tuvimos que tragarnos "bodrios" como: Reality Bites, Melrose Place o Sensación de vivir (te gustaron en su momento, vuélvelas a ver, verás que chasco). Lloramos con la muerte de Chanquete, con la puta madre de Marco que no aparecía, con las putadas de la Señorita Rottenmayer. Somos una generación que ha visto a Maradona hacer campaña contra la droga, que se rió de un anuncio que decía que el Madrid otra vez campeón de Europa, que durante un tiempo tuvo al baloncesto como el primero de los deportes.

Hemos vestido vaqueros de campana, de pitillo, de pata de elefante y con la costura torcida; nuestro primer chándal era azul marino con franjas blancas en la manga y nuestras primeras zapatillas de marca las tuvimos pasados los 10 años. Entramos al colegio cuando el 1 de noviembre era el día de todos los santos y no Halloween, cuando todavía se podía repetir curso, somos los últimos en hacer B.U.P. y C.O.U., los pioneros de la E.S.O. Hemos sido las cobayas en el programa educativo, somos los primeros en incorporarnos a trabajar a través de una ETT y a los que menos les cuesta tirarnos del trabajo...

Siempre nos recuerdan acontecimientos de antes que naciéramos, como si no hubiéramos vivido nada histórico. Nosotros hemos aprendido lo que era el terrorismo contando chistes de Irene Villa, vimos caer el muro de Berlín y a Boris Yelsin borracho tocarle el culo a una secretaria; los de nuestra generación fueron a la guerra Bosnia, etc. (cosa que nuestros padres no hicieron); gritamos <<OTAN no, bases fuera>> sin saber muy bien qué significaba y nos enteramos de golpe un 11 de septiembre.

Aprendimos a programar el vídeo antes que nadie, jugamos con el Spectrum, odiamos a Bill Gates, vimos los primeros móviles y creímos que Internet sería un mundo libre. Somos la generación de Espinete, Don Pimpón y Chema "el panadero farlopero". Los que recordamos a Enrique del Pozo cantando con Ana ("abuelito dime tú..."), Los mundos de Yupi y las pesetas rubias. Nos emocionamos con Superman, E.T. o En busca del Arca Perdida.

Comíamos Phoskitos y los Tigretones, eran lo mejor, aunque aquello que empezaba (algo llamado Bollycao) no estaba del todo mal. Somos la generación del El coche fantástico, Oliver y Benji... la generación que se cansó de ver las Mamachicho, a la que le entra la risa floja cada vez que tratan de vendernos que España es favorita para un Mundial.

Somos la última generación que veía a su padre poner la baca del coche hasta el culo de maletas para ir de vacaciones. La última generación de las litronas y los porros, y, ¡qué coño!, la última generación cuerda que ha habido.

Este correo está dedicado a las personas que nacieron entre 1980 y 1989. La verdad es que no sé cómo hemos podido sobrevivir a nuestra infancia!!! Mirando atrás es difícil creer que estemos vivos en la España de antes: nosotros viajábamos en coches sin cinturones de seguridad traseros, sin sillitas especiales y sin air-bags, hacíamos viajes de más de 3 horas sin descanso con cinco personas en el coche y no sufríamos el síndrome de la clase turista; no tuvimos puertas con protecciones, armarios o frascos de medicinas con tapón a prueba de niños; andábamos en bicicleta sin casco, ni protectores para rodillas ni codos; los columpios eran de metal y con esquinas en pico; salíamos de casa por la mañana, jugábamos todo el día, y solo volvíamos cuando se encendían las luces; no había móviles; nos rompíamos los huesos y los dientes y no había ninguna ley para castigar a los culpables; nos abríamos la cabeza jugando a guerras de piedras y no pasaba nada, eran cosas de niños y se curaban con mercromina (roja) y unos puntos y al día siguiente todos contentos; íbamos a clase cargados de libros y cuadernos, todo metido en una mochila que rara vez tenía refuerzo para los hombros, y mucho menos, ruedas!!!; comíamos dulces y bebíamos refrescos, pero no éramos obesos (si acaso alguno era gordo y punto); estábamos siempre al aire libre, corriendo y jugando; compartimos botellas de refrescos y nadie se contagio de nada, sólo nos contagiábamos los piojos en el cole, cosa que nuestras madres arreglaban lavándonos la cabeza con vinagre caliente(o los más afortunados con Orión); ligábamos con las niñas jugando a beso, verdad y atrevimiento o al conejo de la suerte, no en un chat; éramos responsables de nuestras acciones y arreábamos con las consecuencias, no había nadie para resolver eso, la idea de un padre protegiéndonos si trasgredíamos alguna ley era inadmisible, si acaso nos soltaban un guantazo o un zapatillazo y te callabas.

Tuvimos libertad, fracaso, respeto, éxito y responsabilidad, y aprendimos a crecer con todo ello. ¿Tú eres uno de estos? ¡Enhorabuena! Pasa este mensaje a otros que tuvieron la suerte de crecer como niños, antes que todos estos niñatos que hay ahora que se creen algo y no tienen respeto ni educación a nadie destrocen el mundo en el que vivimos.

jueves, octubre 12, 2006

La magia existe

Anoche fui al estreno de El laberinto del Fauno, la última película del mexicano Guillermo del Toro, responsable de otra joya del cine fantástico español que es El espinazo del Diablo, y también de títulos hollywoodienses más comerciales como Mimic, Blade II o Hellboy.

Al igual que me pasó con los últimos trabajos de M. Night Shyamalan, he ido al cine pensando que vería una película de terror y me he encontrado con una historia sobre la naturaleza humana (con tintes de fantasía, eso sí), aunque para nada este desengaño me ha parecido negativo.

Terror claro que hay, y del intenso, sobre todo en la escena de la criatura a la que en los créditos llaman El Hombre Pálido, que incluso llegó a provocarme inquietud cuando me fui a la cama. Pero en este caso el terror no es el fin, sino el medio, para relatarnos un cuento de hadas manchado por los horrores de la posguerra española. No es un cuento para niños, es demasiado oscuro y triste, no hay más que ver el prólogo sobre la leyenda de la princesa perdida que algún día regresará.

Pero no todo es fantasía. Como ya he dicho, la historia tiene como telón de fondo la posguerra española. En esa época de caza de brujas Ofelia va con su madre al molino donde está establecido su nuevo padrastro, el capitán Vidal, un hijo de puta con apellido de actor porno que junto con su regimiento se dedica a perseguir a las últimas fuerzas republicanas que quedan en el país. En medio de esa crueldad, Ofelia conoce a unas pocas buenas personas, como la valiente criada Mercedes o el humilde doctor que supervisa el embarazo de su madre. Una noche un hada se cuela en la habitación de Ofelia y la guia hacia el interior de las ruinas de un laberinto junto al molino, donde se encontrará con un fauno que le revelará que es ella la princesa a la que estaban esperando en el mundo subterráneo, donde no existe la mentira ni el dolor, y que para comprobar si puede volver a su reino o si se ha vuelto demasiado humana deberá superar tres pruebas. Lo que viene a continuación os lo podéis imaginar, nos adentramos en un mundo de mitología que se encuentra oculto en el nuestro. La chica tendrá que enfrentarse a temibles monstruos: un sapo sobrealimentado, el ya mencionado Hombre Pálido (uy, que yuyu) y el propio ser humano, sin duda el peor de todos.

A nivel técnico debo decir que esta producción mexico-española no sólo cumple, sino que además supera a muchos productos hollywoodienses. Un tratamiento visual excelente, unos efectos especiales impecables y un sonido impresionante. No cometais el error de colaborar con la piratería ilegal y pillarla en el top manta, esperad a que salga en DVD y la alquilais, y si además teneis un Home cinema, mejor. Me siento orgulloso de que en el cine español se puedan hacer cosas así, es un alivio que por fin podamos salir del topicazo de comedias y dramas (que tampoco están mal hasta cierto punto). Los actores cumplen a la perfección, sobre todo destacan Álex Angulo (El día de la bestia) y Maribel Verdú, que sorprendetemente en esta película no sale en pelotas como nos tiene acostumbrados.

En definitiva, una película muy recomendable. No me extraña que la hayan seleccionado para representar a México en la gala de los Oscars. ¡Suerte Guillermo!

miércoles, octubre 11, 2006

Con energía

Hola, mis estimados lectores. Sé que he estado poco activo últimamente, pero es que entre una cosa y otra no he podido escribir. El carnet de conducir, montar de una puñetera vez Payne II: esta vez es algo personal (la primera entrega la teneis disponible aquí), entrar en al facultad... Bueno, con respecto a esto último me han dado una mala noticia: no tengo posibilidades de entrar, así que sistemáticamente los muy cabrones me han excluído. Pero bueno, hay que verlo desde el punto de vista positivo, ahora tendré tiempo para el resto de las cosas, y una de esas cosas será continuar escribiendo para vosotros. Esta noche pienso olvidarme de todo e ir a ver El laberinto del Fauno, la nueva película de Guillermo del Toro, ya os contaré cómo está. Una crítica de cine será lo adecuando para retomar el blog con energía.

Por cierto, lo de la cassette es un montaje, podéis acceder a la página en que se hacen a través del blog de Vivas o el de IReNiNaCh.