jueves, abril 19, 2007

Beber huevos crudos no es sano

Así es, niños y niñas. Pese a que el púgil más célebre y carismático de la historia del cine, Rocky Balboa, se levanta a las 4 de la mañana, rompe cuatro o cinco huevos, los echa en un vaso y se los bebe como desayuno rápido y completo, mi madre me ha advertido que esa práctica no es para nada sana. Por lo visto, en Saber Vivir han dicho que los huevos cuando están crudos pueden tener bacterias cancerígenas o algo así. Claro que no me lo hubiera advertido si yo no le hubiera dado motivos para ello...

Una noche en la que llegué cansado de clase y todos habían cenado ya, no tenía ganas de ponerme a cocinar, así que empecé a comer de sobras. Con un mendrugo de pan me hice un minibocadillo de salchichón (sólo cabían un par de rodajas y una encima de la otra), me comí las últimas lonchas de jamón de york, que se iban a poner malas, y me terminé el queso fresco. Pero como todo eso me sabía a poco, abrí la nevera y vi el compartimento de los huevos. Pensé "esto tengo que probarlo, si lo hace Rocky...". A diferencia de él yo sólo cogí uno, lo eché en un vaso, lo miré con cara de asco y por último dije con decisión "venga, para adentro". Glub, glub, glub. La parte de la clara me daba un poco de asquillo, me recordó a una vez en la que estaba acatarrado y no paraba de echar pollos por la gargata, por lo que no podía dormir, así que cogí un bote vacío de margarina y me lo puse en la mesilla de noche para no tener que levantarme cada vez que me viniera uno de esos. Bueno, como decía, la clara era como beberse aquel bote lleno de mocos, pero la yema se iba quedando en el fondo ("lo blanco se va, lo amarillo se queda") hasta que al fin bajó por el vaso, se rompió y puede saborearla. Sin dunda eso fue lo que salvó la experiencia, la yema me supo riquísima.

Luego mi madre me preguntó "al final qué has cenado", y le conté aquello. Me puso cara de asco, pero en fin, a mí por ejemplo me da asco que ella se coma las coquinas crudas o que descuartice con sus manos a una gamba para comérsela, y yo no me quejo (bueno, a veces sí).

Pues eso, probadlo si queréis, pero no lo convirtáis en costumbre porque podría ser dañino para vuestra salud. Y os dejo que me está entrando hambre. Hasta otra.


4 comentarios:

Luis Rull Muñoz dijo...

Creo que no existen "bacterias" que sean "cancerígenas". Creo que uno de los dos términos está de más.

Vivas dijo...

Todo tiene cosas malas... Procesar termicamente fruta o leche da lugar a un compuesto llamado 5-hidroximetilfurfural, que es cancerigeno ;)

Y coincido con luis rull... o tiene bacterias o es cancerigeno, aunque me quedo con que tiene bacterias :)

Sephiroth XI dijo...

Pues eso fue lo que me dijo mi madre. No sé si es que se equivocó y quiso decir otra cosa o si ni siquiera se enteró bien.

Alejandro dijo...

Hay tantas cosas que comemos que no son sanas.... lo de las bacterias no lo se.. pero el colesterol se te va a poner por las nubes, chaval...