sábado, noviembre 17, 2007

Recordemos

Tanto la extrema derecha como la extrema izquierda están dando guerra en España. Y digo yo: hay que ser muy burro para defender una ideología que se hace llamar extrema.

¿Qué queréis, que se repita toda ese sufrimiento y toda esa miseria? La idea de iniciar una nueva guerra civil es algo que llena de alegría a algunos miembros de ambos bandos, pero pensad por un sólo instante lo que supondría volver a realizar semejante masacre de vidas humanas. Y todo porque no sois capaces de aceptar que haya otras formas de dirigir el país que no sean la vuestra.

Pues os digo una cosa: si van a volver por ese camino un servidor se marcha, y que se coman su puta guerra con pan. No me malinterpretéis, no soy un cobarde. Si fuera otro país el que nos atacara yo sería el primero en coger un fusil para defender a los míos, pero en una guerra hermano contra hermano me da verdadera vergüenza participar, sobre todo teniendo referentes del pasado que algunos se han empeñado en que olvidemos y otros han intentado utilizar para mantener encendida la llama del odio. ¿Vamos a hacerle caso a esos cerdos o vamos a usar la cabeza?

Alguien me dijo una vez que eso de perdonar y no olvidar es un acto hipócrita, pues si no olvidas siempre lo tendrás en cuenta, y por tanto no habrás terminado de perdonar, siempre quedará algo. Sin embargo, en este caso lo considero algo necesario, pues si olvidamos corremos el riesgo de tener que volver a perdonar cosas horribles.

4 comentarios:

Alejandro dijo...

Sigue así campeón, hacía tiempo que no me llegaban tus comentarios como lo ha hecho este. No podría estar más de acuerdo contigo.

Sephiroth XI dijo...

Gracias, compañero. Se te echaba de menos por estos lares. Me alegra saber que no soy el único que piensa que este enfrentamiento es ridículo. Estemos en democracia, se supone que podemos resolver nuestras diferencias mediante el diálogo.

Mellington dijo...

No se trata de una un motivo de discrepacia de ideologías, sino de ganas de pegar tortazos al primer desgraciado que se encuentren. A día de hoy, en España no existen izquierdas o derechas; lo más parecido es Zapatero forzando la separación por pura conveniencia.

Sephiroth XI dijo...

Esa es otra, tio. La gente de hoy en día (por lo menos en España) está agilipollada. Será la monotonía o algo, el caso es que necesitan desahogarse, y no encuentran otra forma que usar el fútbol, la política o lo que sea para pegar mamporros.