lunes, noviembre 26, 2007

Tienes que grabarlo todo, por tu puta madre


Una de las costumbres (o manías) que tengo como cinéfilo es la de procurar no saber nada de las películas que voy a ver. Evito ver los trailers y leer las sinopsis, lo único que necesito conocer de una película es su ficha técnica, el cartel y poco más.

En el caso de [REC],
la nueva creación de Jaume Balagueró y Paco Plaza, me he esforzado con especial intensidad en no desverlarme nada a mí mismo, aunque finalmente me pudo la curiosidad y acabé averiguando que era una película rodada con una videocámara imitando el estilo de los reportajes de España Directo, y que la historia trataba de una locutora y un operador de cámara que hacen un seguimiento del trabajo de una brigada de bomberos de Barcelona una noche como otra cualquiera, y que acompañan a dos agentes hasta un edificio en el que se encuentran con el horror en estado puro. No quise conocer la naturaleza de ese horror para que la película me sorprendiera, aunque viendo algunas imágenes publicadas en internet es fácil adivinar de qué va.

Desde que empezó lo duro hasta que terminó la película estuve clavado en el sofá conteniendo la respiración. También consiguió arrancarme un par de gritos de terror (ojo, no sobresaltos), cosa que no me había pasado desde que vi El Sexto Sentido con 16 años. Ver [REC] en el cine no es sólo un espectáculo, es una experiencia sin igual.

La proyección empezó sin más, sin trailers, sin el letrero de "si estás viendo que alguien piratea avísalo", sin el logo de Filmax ni el de RTVE. Empezó como si de una cinta en bruto se tratara, con algunas tomas falsas de Manuela Velasco intentando presentar el reportaje sobre la brigada de bomberos barceloneses. Desde el principio destaca la naturalidad del reparto, tanto de los hombres uniformados como de Velasco, quien nos demuestra de que además de guapa es una excelente actriz. Cuando llegan al bloque de vecinos, los residentes y la pareja de agentes de policía hacen un trabajo igual de convincente, parecen una comunidad de lo más real. Sabes que todo es ficción cinematográfica, pero te va entrando poco a poco y te sumerge sin darte cuenta (es la magia de la televisión). Cuando empieza lo duro sabes perféctamente lo que va a pasar antes de que ocurra, pero aún así cuando lo hace no puedes evitar sentir un escalofrío que te hace clavar las uñas en los brazos de la butaca. Los rápidos movimientos de la cámara al hombro contribuyen a crear un clima de tensión y claustrofobia que sólo decae durante unos minutos para dar un respiro al espectador, y que luego continúa sin piedad alguna.

Me hizo gracia que al principio la gente del público protestaba por el formato de la película, y que al final reconocieran que estaban igual o más acojonados que si tuviera una realización convencional. Y es que [REC] ofrece muchísimo más que sus antecesoras más exitosas como El Proyecto de la Bruja de Blair y esa abominación birazza que fue Holocausto Caníbal, la cual abrió el género del cine pseudo-documental. [REC] lo que pretende no es mostrar una situación terrorífica o desagradable, sino hacer que la vivamos, y lo consigue.

Únicamente puedo reprocharle algunos toques demasiado cinematográficos que en ocasiones te hacen volver al mundo real y recordar que sólo es una película, así como homenajes en la parte final a un clásico del terror de los 80, cuyo título no puedo mencionar para no desvelaros parte de la trama. Pese a todo y como ya he dicho, es toda una experiencia verla en el cine rodeado de gente gritando y abandonando la sala a toda prisa.

Nos encontramos ante la que posíblemente sea la mejor película de terror española de esta década. A su lado
El Proyecto de la Bruja de Blair te parecerá una película de sábado por la tarde.


1 comentario:

Sephiroth XI dijo...

Ni un año han esperado los yankis para rodar un imcomprensible remake cuya única razón de ser es que el público estadounidense no tenga que hacer el esfuerzo de leer los subtítulos mientras ve la película.
http://www.imdb.com/title/tt1082868/