domingo, diciembre 16, 2007

¡Quedense dentro y cierren las ventanas!


Este fin de semana he estado en Barakaldo, asistiendo como espectador y también como participante a las jornadas sobre la sociedad de consumo a través de las películas de zombies que se han celebrado en la Casa de la Cultura de ese pueblo próximo a Bilbao desconocido para mí hasta hace poco.

Las jornadas han tenido lugar el viernes y el sábado, y han resultado de lo más gratificantes. Las chicas del grupo de arte Consonni junto con los artistas Iratxe Jaio y Klaas van Gorkum, quienes forman el equipo de organizadores del evento, mostraron una gran dedicación y prepararon un escenario que emulara ese hogar improvisado a base de cajas de cartón que se construyen los protagonistas de la mítica película de George A. Romero Zombie (Dawn Of The Dead). Precisamente la gente que acudió no estaba muy familiarizada con el cine de zombies, cosa que me parece positiva, ya que les daba la oportunidad de verlo no sólo como un festival de violencia y gore, sino también como una mirada reflexiva sobre nuestra naturaleza.

El viernes tuvimos como charla inaugural un interesante análisis de Laurence Rassel sobre la capacidad del cine fantástico para romper tabúes, es especial en el asunto del feminismo, señalando que una serie de televisión que a priori puede parecer tan comercial, como Buff cazavampiros, cuya protagonista responde al estereotipo de joven rubia de muy buen ver, pueden también estar llenas de valores que reivindiquen la fuerza y la dignidad de la mujer. Interesante fue también su calificación de los vampiros, al describirlos como una metáfora del sistema capitalista, en el que los no-muertos, más ilustrados y sobre todo mucho más poderosos, le chupan la sangre a los vivos para su satisfacción personal. En este ámbito, señaló que en cine fantástico o de terror los vampiros son los aristócratas, la elite, mientras los zombies representarían a la masa irracional.

Tras esta charla y el pequeño coloquio en el que desembocó, procedimos al visionado de Zombie, una película de la que se pueden sacar múltiples lecturas sobre el materialismo de la sociedad y la incapacidad de la raza humana para vivir en armonía ni siquiera cuando peligra su propia existencia. Anecdóticamente, durante el almuerzo del día siguiente estuvimos debatiendo si la violencia de la película es una apología o una crítica al uso de las armas. Personalmente, la escena caricaturesca de los paletos de pueblo estadounidenses acribillando zombies mientras toman café y el absurdo (para los personajes, no para la película) enfrentamiento final entre los protagonistas y los saqueadores me llevan a pensar lo segundo.

El sábado, tuvimos nada menos que tres charlas. La primera de ellas la llevó el periodista Jordi Costa, quien nos habló de los orígenes del cine de zombies y los significados que encierra. Los créditos iniciales de dos películas recientes del género, el remake de Dawn Of The Dead y la divertidísima Shaun Of The Dead, resultaron de lo más reveladoras. Dawn Of The Dead (Amanecer de los Muertos en español) usaba imágenes de recurso de conflictos y agitaciones reales que, descontextualizadas, daban la sensación de que el mundo se desmoronaba (y puede que así sea). Una de las primeras imágenes que aparecen al inicio de esta secuencia es la de una misa musulmana, expresando el terror y la psicosis de hoy en día que han venido como consecuencias del 11-S. En Shaun Of The Dead (en España tiene el horrible título de Zombies Party) vemos una serie de planos de personas que supuestamente están vivas, pero la televisión, la rutina, las modas y las nuevas tecnologías consiguen que no sean tan distintas a los muertos vivientes como cabría esperar.

Y precisamente esta similitud entre vivos y muertos fue el tema de la siguiente charla, impartida por el filósofo Jaime Cuenca Amigo. Pese a no ser ningún erudito, se documentó bastante bien sobre la psicología de un zombie, exponiendo argumentos demoledores que nos ponían a su misma condición. Según Cuenca, el único propósito de los zombies es consumir carne fresca. ¿Qué hacemos nosotros? Consumir de el mercado, cualquier cosa que sea novedosa, fresca, todo lo que podamos lo acaparamos como nuestro, a veces de forma compulsiva y sin pensar.

Para culminar y dar descanso al público después de tanta teoría, Gorka Arranz y yo, dos de los arquitectos del pasado Día del Orgullo Zombie, dimos una charla de carácter más informal sobre cómo organizamos aquel evento, reforzándola con videos e imágenes. Como apunte, señalamos que este año lo rebautizaremos como MZM (Marcha Zombie por Madrid) y que seguramente tendremos que trasladarlo al 16 de febrero debido a los carnavales.

En resumen, las jornadas fueron todo un éxito. Doy mi felicitación a María Mur Den por el resultado del evento y mi agradecimiento por habernos invitado. Asimismo, quiero dar las gracias también a la gente de Bilbao, muy amable y atenta con los visitantes y que no duda en ofrecer su ayuda sin que haga falta que se la pidan.

Estas jornadas han sido el principio de una serie de actividades que incluyen una zombie walk por Barakaldo, que se llevarán a cabo a lo largo del 2008. Intentaré acudir a todas.

1 comentario:

Sephiroth XI dijo...

El 14 de junio habrá una zombie walk en Barakaldo. Si estáis por allí cerca, os lo recomiendo. http://www.zombies.parallelports.org/