martes, abril 22, 2008

El futuro es ahora


He titulado este post con una cita de Serpiente Plissken, y no es para menos, pues la película en la que lo conocimos, 1997: Rescate en Nueva York, es un claro ejemplo de lo que vamos a tratar a continuación. En estos tiempos estamos siendo testigo cómo los clásicos de la ciencia-ficción envejecen y caen como moscas. Sus visiones de futuro ya son pasado, o símplemente no han tenido lugar en la fecha que señalaban, quedando para la historia como extrañas ucronías. Vamos a ver una lista de años (por lo menos que recuerde ahora mismo) que ya se han quedado atrás, pero que una vez albergaron imaginativas visiones de futuro.


1984:

Al asociar este año con la ciencia-ficción, no podemos evitar acordarnos de la famosísima obra de George Orwell cuyo título es esa misma cifra. Precisamente en aquel año, Michael Radford adaptó 1984 al cine, sin cambiar un ápice la ambientación de la novela. No obstante, no creo que su intención fuera mostrar el futuro (sería absurdo suponer que el mundo fuera cambiar tanto en cuestión de semanas o meses), sino más bien la realidad alternativa que describe la novela y que una vez fue futuro.

También podemos mencionar Curso 1984, rodada en 1982 y protagonizada, entre otros, por un jovencísimo Michael J. Fox, que describía la situación tan extrema que se viviría en los institutos en tan sólo dos años.


1991:

Es el año en el que tiene lugar La Rebelión de los Simios (1972), cuarta entrega de El Planeta de los Simios. Se trata de una secuela y precuela al mismo tiempo, aunque en aquella época no tenían el concepto de precuela. No cabe duda de que, incluso en sus secuelas más casposas e innecesarias, El Planeta de los Simios ha demostrado ser una saga innovadora y una de las mayores de la historia de la ciencia-ficción.

Siguiendo con el planteamiento de la integración de seres no humanos en la sociedad, en ese mismo año de desarrolla la curiosa Alien Nation (1988), la cual trata sobre la problemática de la inmigración masiva con un sutil detalle: los extranjeros no son de otro país, sino de otro planeta.


1997:

El ya mencionado Serpiente Plissken vive sus primeras aventuras en este año, quedado remarcado por el título que le pusieron a la película en España y que la condenaría a que su envejecimiento fuera aún más notorio: 1997: Rescate en Nueva York.

Pero no sólo la Gran Manzana se convierte en una ciudad caótica en ese año, también sucede algo parecido en Los Ángeles. Pese a que la primera entrega de Predator (Depredador) se desarrollaba en el mismo año en el que fue rodada, su secuela, Depredador 2, se ambientaba 7 años en el futuro respecto a su estreno, en 1997, mostrando una atmósfera azotada por una ola de calor, de criminalidad y para más INRI, de misteriosas y sanguinarias muertes.

Por esas fechas debe ambientarse también La Naranja Mecánica (1971), del gran Stanley Kubrick, la cual no indica el año en el que se desarrolla, pero describe un futuro en el que los jóvenes están descontrolados y practican lo que ahora se conoce como bullying.

Lo mismo sucede con Shopping (1994), la ópera prima de Paul W.S. Anderson (Horizonte Final) y bastante dedura del clásico de Kubrick, que se ambienta en futuro cercano y ubicado en los 90 en el que la policía tiene la prohibición de usar armas de fuego mientras los delincuentes siguen haciendo lo que les da la gana, y debido a las ETS la gente se abstiene a practicar el sexo (parece que en ese futuro no han oido hablar de algo llamado preservativo).

También en 1997 es donde tiene lugar el Juicio Final según la saga de Terminator, aunque eso lo arreglarían más tarde. El más ingeligente fue Guillermo del Toro con Cronos, rodada 5 años antes, ya que al no incorporar elementos futuristas ni excesivamente extravagantes, ha podido envejecer sin que se note.


1999:

Días Extraños (1995), un thiller cyberpunk de la ex de James Cameron que me encanta ver en fechas cercanas a la nochevieja, nos sitúa en los últimos días de 1999, los últimos del siglo XX, y también se respira el miendo a que sean los últimos días para el orden establecido.

Con esa psicosis de "año 2000 = fin del mundo" se jugó en varias películas, como en El Fin de los Días, con Schwarzenegger persiguiendo al Diablo por Nueva York en vísperas de nochevieja. El miedo al efecto 2000 propició un absurdo telefilm que no vi titulado Efecto 2000: Cuenta Atrás Hacia el Caos, descibiendo acontecimientos apocalípticos que como salta a la vista no tuvieron lugar.


2000:

Este año siempre se ha asociado a la ciencia-ficción, y habrá montones de películas que se desarrollen en él. Ahora mismo sólo logro recordar una que, curiosamente, no se corresponde con el tópico que había en su época de "en el año 2000 habrá coches que vuelen": La Carrera de la Muerte del Año 2000 (1975), principal fuente en la que se inspiraron los creadores del sádico videojuego Carmaggedon, pues las reglas eran las mismas: ganar una carrera en la que lo importante no es sólo llegar a la meta, sino obtener puntos atropeyando peatones.

Aprovechando que en el año 2000 tendría lugar "la última Semana Santa del milenio" y siguiendo la corriente del milenarismo que vimos en el apartado de películas de 1999, precisamente ese año Mateo Gil rodó la entretenida aunque pobremente documentada Nadie Conoce A Nadie. La película, al igual que le pasó a Cronos, ha podido envejecer dignamente ya que no hay mucha diferencia entre la visión de futuro y como realmente fue la Semana Santa del 2000.


2001:

Al igual que con 1984, nos viene a la cabeza otro clásico de la ciencia-ficción: 2001: Una Odisea del Espacio (1968), otra pieza de culto de Kubrick estrenada un año antes de que el Neil Amstrong pisara la luna, y que se desarrolla en un futuro en el que el hombre ha conquistado el espacio.

Algo en lo que poca gente repara en la saga de Pesadilla en Elm Street es que la última entrega (afortunadamente no la definitva), Pesadilla Final: La Muerte de Freddy, fue rodada en 1991 y su prólogo indica que se desarrolla dentro de 10 años, por tanto, estamos en el 2001.


2004:

En este año se ambienta TimeCop (1994) protagonizada por Jean-Claude Van Damme y dirigida por Peter Hyams, quien dirigió en 1984 2010: La Odisea 2, a la cual poco le queda para poder añadirse a esta lista de películas obsoletas. TimeCop daba un margen de 10 años para que la policía tenga la tecnología para viajar en el tiempo e impedir que algunos crímenes lleguen a cometerse; debió dejar un poco más.

Este también fue el año en el que se rodó Terminator 3: La Rebelión de las Máquinas, y con la excusa de que los acontecimientos de la anterior entrega sólo sirvieron para retrasar el Juicio Final, no para evitarlo, lo trasladaron a aquel presente. ¿Se inventarán algo para Terminator 4 o fingirán que ocurrió cinco años después?


2005:

Es el año en el que, según el remake de John McTiernan, se hace popular el Rollerball en Europa del Este y Asia. Entre muchas de las licencias que se toma McTiernan con respecto a la versión de 1975, una de las más llamativas es el año en el que se desarrolla, pues el clásico de Norman Jewison lo hacía en el 2018, por lo que el remake se ha quedado obsoleto antes que la original cuando lo normal es que fuera al revés.


2007:

La no muy destacable adaptación del videojuego Doble Dragón (1994), protagonizada por Robert Patrick (Terminator 2: El Juicio Final) y la estrella de acción fracasada Mark Dacascos, se desarrolla en este año.


Y hasta aquí que yo recuerde. A estas alturas no hace falta que os hable de lo jodido que está el mundo (y de hecho no voy a hacerlo, no os voy a amargar el día como siempre), lo cual hace que a veces haya llegado a plantearme lo siguiente: ¿y si este mundo no es real? ¿Y si somos parte de una película o de una obra de ciencia-ficción rodada en los 90 que se desarrolla en el año 2008? Yo desde luego no sería el protagonista, raras veces ocurren cosas emocionantes en mi vida, pero a veces pienso que el mundo tan surrealista en el que vivimos es el escenario perfecto para una película de ciencia-ficción.


2 comentarios:

Señor Oscuro dijo...

En los simpson recuerdo que hubo un capítulo dedicado al efecto 2000, en el que las maquinas conquistaban la ciudad, no sé si lo has visto.

Y en el 99 vi una película que se llamaba "Curso 1999" (en el google te aparece) en Canal 2 Andalucia, que trataba de cyborgs que sustituirían a los profesores, aplicando la "mano dura" para enseñar disciplina. Se veía una pelea de bandas del instituto con lanzagranadas, flipante tio xDDD.

Sephiroth XI dijo...

Jajaja. Sí, el capítulo de Los Simpson lo vi, era un especial de Halloween. Curso 1999 creo que es la secuela de Curso 1984, pero he leido que es malísima.