miércoles, junio 04, 2008

El mito de las charcas resplandecientes


A menudo tenemos sueños disparatados, inútiles, que sólo sirven para ser contados entre risas y olvidados. Otras veces son muy reales, y nos hacen vivir experiencias aceleradas o angustiantes. Y algunas veces, puede que una o dos en toda nuestra vida, soñamos verdaderas revelaciones. Muy posiblemente son de estos sueños de los que proceden muchas de las religiones y mitologías que conocemos.

Una vez tuve un sueño de este tipo. Y no soy quién para compararme con Sócrates, pero creo que mi revelación ha sido un mito filosófico bastante bonito, que ahora quiero compartir con vosotros.

Bajo tierra, demasiado profundo para que el hombre pueda llegar, hay cuevas con charcas resplandecientes, tantas como cualidades humanas existen. De estas charcas nacen las almas, y dependiendo de cual sea, desarrollarán una cualidad u otra. Si algún día un hombre llegara a beber de alguna charca resplandeciente, podría ver el futuro. Tal vez por eso, cuando las almas se materializan lo hacen en la forma que tendrían sus cuerpos en la juventud, aunque en menores dimensiones, llegando a los vivos a la altura de las rodillas.

Cada día hay almas nuevas que se materializan en las charcas resplandecientes. Su objetivo es salir a la superficie sin ser vistos y buscar sus cuerpos para poblarlos. Es una tarea que no todos consiguen, pues para unos seres tan pequeños es toda una odisea enfrentarse al mundo exterior y sortear sus numerosos obstáculos. Pero es una prueba que toda alma debe superar no en solitario, sino en equipo. Cuando coinciden dos grupos de almas, generalmente suelen ayudarse mutuamente. Al final, el grupo deberá dividirse para que cada uno ocupe su cuerpo. Deben hacerlo pronto, pues un cuerpo puede nacer sin alma, pero si ésta se demora demasiado tiempo puede llegar a morir.

Después del gran viaje, la despedida será un momento duro, pues las almas que nacen de una misma charca resplandeciente son almas gemelas, y no saben si en la vida volverán a encontrarse. Ese deseo de reunirse con algún alma gemela perdurará durante toda su vida, aunque con el desarrollo del cuerpo adquirirá un nuevo matiz: el sexual. Una vez alcanzado este objetivo, experimentarán el amor verdadero. Al igual que el viaje es el reto de las almas, éste es el reto de la vida.

Así que si buscas un alma gemela no te preocupes, hay muchas por ahí, tarde o temprano te cruzarás con alguna. Y mientras tanto, puedes conocer almas amigas, de grupos con los que una vez os ayudásteis, y con las que puedes llevarte muy bien.


5 comentarios:

The leper dijo...

Muy interesante lo que has escrtio y descrito en tu post y pues que decir de la canción que pusiste de inxs, siento que de este sueño podrias sacar una historia mas larga ya que tienes mucha tela de donde cortar. ¡¡¡¡¡Saludos!!!!

Sephiroth XI dijo...

Gracias. La verdad es que ya había pensado en usar esta historia para algo más grande. Podría ser a lo mejor un capítulo de una mitología particular para escribir relatos de fantasía, como Lovecraft o Tolkien, o podría escribir el relato del viaje de una de las almas. Los sueños a veces son fuentes de inspiración extraordinarias. Una vez tuve un sueño que me inspiró para escribir un relato de suspense bastante intresante. Saludos.

Ruluque dijo...

Interestin

Por cierto la imagen es del planeta XEn de Half life verdad?

XXD

Sephiroth XI dijo...

Pues sí, la imagen es del Half-Life xD. No estaba en google, así que tuve que luchar bastante por conseguir la captura y pasarme el nivel entero hasta llegar a ese punto.

En el sueño la charca era exactamente igual, aunque sin tantos píxeles, claro, por eso he puesto esa imagen.

Sephiroth XI dijo...

La poetisa Saray Pavón Márquez incluyó este "microrelato" en la edición nº6 del programa Radio Estilo.

Podéis escucharlo aquí http://www.ivoox.com/radio-estilo-06-audios-mp3_rf_95979_1.html