domingo, septiembre 28, 2008

In-A-Gadda-Da-Vida


Lilith se exigía demasiado y Adam se cansó de ella, así que la mandó a paseo. Quería una chica menos complicada. Dios, que es un tío enrollado, le quitó una costilla y con ella creó a Eva. Con ella se lo pasaba bomba. Todo el día tirados en ese agradable jardín, o jugueteando, o pegándose buenos revolcones con roce incluido. Allí podían hacer de todo, siempre y cuando no incordiaran a la fauna ni estropearan la flora del jardín. Había dos árboles bien vistosos: el árbol de la vida y el árbol de la sabiduría. Del segundo Adam y Eva tenían prohibido comer sus frutos. Pero ya sabéis cómo son estos chavales, basta que les digas algo para que hagan todo lo contrario. Además, empezaron a dejarse influir malas compañías, una embaucadora serpiente que rondaba por allí. Total, que al final desobedecieron. Dios se cogió un buen mosqueo, como es lógico. Si van a vivir a su costa, qué menos que amoldarse a sus normas, ¿no? Puso a los dos de patitas en la calle, que se las apañaran solos. Y así Adam y Eva, y sus descendientes, tuvieron que buscarse la vida... hasta hoy.

Y viendo el rumbo que está tomando mi generación, me doy cuenta de que muchos hubieran preferido que Adam y Eva no hubieran mordido el fruto del árbol de la sabiduría, que el hombre no hubiera adquirido el discernimiento entre el bien y el mal, y por tanto el libre albedrío. Serían capaces de renunciar a todo ello con tal de poder pasarse la vida mantenidos bajo la protección paterna, vagueando y echando polvetes día sí, día también.

Sé que tenemos complicaciones para encontrar nuestro primer empleo, y muchas más para adquirir una vivienda, pero joder, hagamos algo a parte del puto botellón, ver Gran Hermano y hablar por Messenger. Luego nos pesará en la conciencia, cuando seamos viejos y nos estemos muriendo en un asilo roñoso, haber desperdiciado nuestra vida.


4 comentarios:

Saray Pavón Márquez. dijo...

Yo añoro demasiadas cosas...


Besos!!!

Sephiroth XI dijo...

Tenemos que afrontar que dejamos atrás la comodidad. Pero mira el lado bueno, tenemos la vida por delante, y la posibilidad de hacer con ella lo que queramos. Un beso.

Anónimo dijo...

El primer empleo no es tan complicado de encontrar. Lo complicado es un empleo que te permita irte de casa de tus padres.

¿Has probado a sacarte una perricas en un Pizzahut para no tener que chuparle la sangre a tus padres?

Sephiroth XI dijo...

He probado cosas parecidas, sí, y no es muy gratificante, a parte de coseguir dinero para las mismas pamplinas de siempre: comprar tabaco, echarle gasolina a la moto y pagar el botellón del sábado.

De todas formas, yo no le chupo la sangre a mis padres. Nunca les pido dinero, me las apaño con lo poco que tengo. El secreto está en ahorrarse pamplinas innecesarias. ¿Lo has probrado tú? xD.