domingo, febrero 24, 2008

La fórmula mágica


Empiezo a estar un poco cansado de este cliché que se está poniendo ahora tan de moda en las películas para jóvenes con el supuesto fin de que los adolescentes con hormonas descontroladas se sientan identificados con el protagonista. Es una fórmula que vi primero en la muy digna comedia adolescente Angus (que aquí es España distribuyeron con el título de El gran peque se va de ligue, llevando a pensar a muchos espectadores que se trataba de una secuela de El peque se va de marcha), y que luego he visto repetir hasta la saciedad en películas como Spider-man, la serie Smallville (por lo menos en los primeros capítulos, no sé si el resto igual porque dejé de verla), Transformers, Alien vs. Predator 2: Requiem y en la reciente Jumper.

Vemos al protagonista, que generalmente suele ser un flacucho, que está enamorado de la chica más guay del instituto, que además está de muy buen ver. Inexplicablemente, esta chica superenrollada está saliendo con el mayor cretino del instituto, un tipo grandullón que generalmente es el capitán del equipo de rubgy, que en lo único que piensa es en tirarse a la chica y que abusa de su popularidad y su fuerza física para machacar a enclenques como nuestro protagonista mientras sus amigos le ríen la gracia. Cuando esto sucede, la chica llega y grita "¡Rick, basta!". Es decir, ella es perféctamente consciente de que su novio es un abusón de mierda, pero aún así sigue con él. Pese a este detalle, el ver que la chica de sus sueños le defiende incrementa el amor que siente el flacucho hacia la misma, y el mamón no se rinde hasta que consigue arrancarle una sonrisa a la chica, lo cual por supuesto desatará la ira del celoso novio...

A ver, señores guionistas de Hollywood, menos hacer huelgas y más exprimirse los sesos. A ver si se enteran de una vez de que normalmente este tipo de cosas no pasan en la vida real. Las chicas guays no suelen salir con capullos integrales como esos, sino con gente más o menos normal. El único motivo por el que ponen al novio de la chica de la película como un cretino es para disculpar al protagonista por entrometerse en una relación ajena. ¿Es eso lo que pretenden eseñar a los jóvenes, que en el amor y en la guerra todo vale? Pues existe algo llamado crímen de guerra.

Es por todos sabido que una norma fundamental de convivencia es no hacer a los demás lo que no te gustaría que los demás te hicieran a ti. Por supuesto que las mujeres también son personas con capacidad de decisión y por tanto responsables de sus actos, pero eso de tirarle los tejos a una chica que tiene novio no me parece correcto. Será que soy demasiado considerado en un mundo en el que la única forma de sobrevivir es pisoteándonos los unos a los otros, pero si nadie hace algo por cambiar todo va a seguir igual.


lunes, febrero 04, 2008

Happy birthday, uncle George


Un chamán nos ha invocado,
un satélite nos ha despertado
un vertido nos ha mutado,
o un virus nos ha contagiado.

Ahora somos muertos vivientes,
desgarramos carne viva con los dientes.
Aliñamos la ensalada de tripas con sangre,
pues para nosotros es tan sabrosa como el vinagre.

Un caballero en estatura monstruoso
aficionado al cine y de ascendencia manchega
nos hizo creer en mil novecientos sesenta y ocho
que nuestra hora por fin llega.

Diez años después repetiría la faena
rodando una película que no era para nenas.
y otros siete hicieron falta
para que culminara su trilogía y dijera "basta".

Pero regresó un buen verano
reivindicando nuestra tierra
y a los más caguetas les tiembla el ano
el cual al vernos con fuerza cierran.

Muchos imitadores han surgido
ninguno ha dado la talla,
algunos buenas películas han conseguido
pero hay otras chapuzas que vaya.

No olvidéis su nombre,
os hablo de George A. Romero,
y el cumpleaños de este hombre
es el cuatro de febrero.

R.P. Sephiroth
3 de febrero de 2007