martes, marzo 25, 2008

ídolo de juventud

A lo largo de mi juventud he tenido muchos modelos a seguir: Marty McFly, Indiana Jones, Bitelchus... Pero ninguno como este Guillem Caballé. Y es que este hombre era un incomprendido, un tio grande en una sociedad demasiado simplona.

Allá por el 2000 el programa de Los 40 Principales de Canal + cambió el formato, y en lugar de poner los videos musicales que a los directivos les daba la gana para subir audiencia, dividieron la semana por secciones. A Guillem le tocó presentar Rockola 40 los martes. Debido a su horario, el programa lo veía principalmente en verano. De hecho, los martes me subía de la playa sólo para verlo y después me volvía a bajar. Ésto también lo hacía los lunes, que presentaba Vanessa Romero, rubiaza por la que por aquellos tiempos babeaba como un buen adolescente que era. Pero no empecéis a pensar mal, no me la machacaba pensando en ella, para eso ya tenía a Jena Jameson, lo de Vanessa era más un amor platónico. Y a Manuela Velasco, que creo que presentaba los miércoles, tampoco me la perdía, jeje.

Bueno, a lo que iba. El programa de Rockola 40 era un descojone gracias a Guillem. Cuando las peticiones de los televidentes no le gustaban, lo decía y punto, para eso estaba él presentando ahí los absurdos videos que quería la gente. Tampoco es que tuviera el papel de malo que todo lo critica; cuando encontraba una petición buena entre tanta morralla lo agradecía abiértamente (le chiflaban los videos de Kylie Minogue no por su música, sino porque sentía por ella la misma debilidad que yo por Vanessa). Debido a esta sinceridad bastante inusual en los presentadores de programas de música, los fans de Ricky Martin y demás floreros de niñatas hicieron varios chistes a costa de su calvicie. Como no podían competir con el ingenio de Guillem, tiraban para lo fácil.

Lo importante de éste hombre es el mensaje que trasmitía a las juventides españolas afectadas por La Bomba de King Africa: comercial no es sinónimo de calidad. Si todos siguiéramos su ejemplo, si dijéramos no a ese tipo de canciones tan absurdas que sólo hablan de sí mismas, del éxito que tienen y de cómo hay que bailarlas, el mundo sería un lugar mejor.

He olvidado también mencinar que Guillem presentó el programa de radio En Tu Casa O En La Mía con la gran Lorena Berdún, un programa que fue bastante importante en mi adolescencia. Con él aprendí los valores del amor y la libetad sexual.

Pues eso, que este tío es grande. Guillem, estés donde estés, esta dedicatoria es para ti. Una muestra de buen gusto para mis lectores: The Test de los Chemical Brothers.


miércoles, marzo 12, 2008

Motivación

Sé que llevo tiempo sin postear, pero es que, al igual que Kim Jong Il en Team America, estoy jodídamente ocupado. No obstante, cuando estoy muy agoviado me tomo un momento de descanso (no de relax, esto no relaja, pero motiva) y me estucho este tema.

"FALLEN ANGEL"
Written by Juno Reactor, Johann Bley and Traci Lords
Performed by Traci Lords & Juno Reactor
Produced by Juno Reactor
Radioactive/MCA Records 1995
"Virtuosity" Original Soundtrack

Fallen Angel es un sugerente tema de la mano del dios de la música electrónica Juno Reactor (cuyo trabajo seguro que habéis escuchado en las bandas sonoras de las dos secuelas de Matrix) acompañado por la sensual voz de la ex-actriz porno Traci Lords.

Se trata de un acoplamiento perfecta entre lo clásico y lo moderno. Por una parte Juno Reactor se vale de coros y orquestación (aunque ésto último menos presente) para dar al tema un toque celestial, divino, y por otra hace también uso del techno más efectivo, creando una pieza audible y bailable al mismo tiempo.

La voz de Traci Lords, también divina, contrasta con la pureza de los coros, inspirando provocación. La letra, posíblemente con tintes autobiográficos, nos relata una historia de placer y dolor. Un ser angelical en busca del amor se entrega a las tentaciones, hallando solamente dolor espiritual, perdiendo su pureza, como un ángel caido.

Resumiendo, Fallen Angel es un tema excepcional, lo suficiéntemene suave como para resultar sensual, y lo suficiéntemente duro como para poder ser escuchado en las discotecas. Siete minutos y medio de sensaciones. Es un tema para bailarlo, para sentirlo y para saborearlo. La opción perfecta para una fiesta si quieres que termine en algo más.

Lamentablemente, hoy en día se opta más por temas comerciales (sobre todo en nuestro idioma) y de discutible calidad, relegando joyas como estas a la condición de reliquias.

Os dejo aquí una muestra, un video musical con imágenes de la película Virtuosity en la que aparece Traci Lords, aunque os advierto que no es la versión completa de la canción, se han suprimido tres minutos y medio, pero prefiero poneros este video a otro que contiene el tema en una versión rockera que no pasa de aceptable.