sábado, diciembre 05, 2009

Man Of Sorrows



Here, in a church, a small boy is kneeling
He prays to a god he does not know, he cannot feel
All of his sins of childhood he will remember
He will not cry, tears he will not cry

Man of sorrows, I won't see your face
Man of sorrows, you left without a trace
His small boy wonders, what was it all about?
Is your journey over - has it just begun?

Vision of a new world from the ashes of the old
"Do what thou wilt!", he screams from his cursed soul
A tortured seer, a prophet of our emptiness
Wondering why, wondering why...

A man of sorrows, wrecked
With thoughts that dare not speak their name
Trapped inside a body, made to feel only guilt and shame
His anger all his life - "I hate myself!", he cried
"Do what thou wilt!"
"Do what thou wilt!", he cried

Man of sorrows, I won't see your face
(I won't see your face)
Man of sorrows, you left without a trace
(left without a trace)
His small boy wonders, what was it all about?
Is your journey over - has it just begun?

martes, diciembre 01, 2009

Me marcho de esta galaxia para partir a una menos complicada


Una vez os hablé del puñetero síndrome de Peter Parker que me tiene frito en el cine, sobre todo en el cine de superhéroes (incluso me han mancillado a Goku con ese cliché en DragonBall Evolution). Afortunadamente, ha llovido desde entonces y también he encontrado gratas sorpresas como Hancock, en la que el tipo que está con la chica que le mola al prota, lejos de ser un cretino o un bestia, es un buenazo con un corazón que no le cabe en el pecho, por lo que nuestro héroe opta por hacer lo correcto.

También he encontrado casos de ex que tienen estilo, como el Dr. Manhattan, que es de quien os voy a hablar hoy. Después de ver la pelicula de Watchmen, me interesé por la novela gráfica de Alan Moore, autor del que ya conocía otras obras y ninguna me ha defraudado. Como es natural, el cómic profundizaba más que la película en sus personajes. Me encantó sobre todo la contraposición entre el mencionado Dr. Manhattan, que es lógica pura, y la apasionada Espectro de Seda II. Dos personas tan distintas como la noche y el día, y que sin embargo mantienen una relación... o lo intentan. Espectro intenta hacer cosas normales como salir una noche, pero eso no entra en los planes de Manhattan, quien prefire quedarse encerrado en el centro de investigación militar donde vive, absorto en su trabajo. Gota a gota, el vaso se va llenando hasta colmarse, y Espetro de Seda explota, abandonando a su pareja. Busca consuelo en Búho Nocturno II, que sólo es un amigo y que, si alguna vez ha sentido atracción hacia ella, nunca lo ha manifestado.

Búho intenta consolarla ofreciéndole algo que Manhattan no le daba: comprensión. Paralelamete, al hombre azul se le junta la repentina ruptura con otras frustraciones personales, y opta por abandonar la Tierra y marcharse a Marte a meditar. Sólo cuando su ex pareja está, tanto física como emocionalmente, a millones de kilómetros de distancia y no parece haber posibilidad de reconciliación, es cuando Espectro de Seda empieza a sentir que Búho Nocturno sería una pareja mucho más adecuada para ella. Como él no se atreve, acaba siendo ella quien rompe el hielo y ataca. Finalmente, ambos acaban enamorados.

Y digo que el Dr. Manhattan tiene estilo porque en lugar de pillarse un berrinche infaltil y ponerse a patalear, hablarle mal de Espectro a su colega Ozzymandias, hacerle la vida imposible o incluso hacer uso de sus poderes y teletransportar a Búho a Pekín, por lo que opta es por no interponerse, por aceptar que su relación no funcionaba, que eran demasiado diferentes. Incluso es capaz de mantener una conversación asertiva con ella, y después continuar su propio camino. Lo curioso es que no hace falta ser un dios como Manhattan para ser razonable, cualquier ser humano con fuerza de voluntad y la suficiente madurez mental, puede actuar de la misma forma.


jueves, noviembre 19, 2009

Doblepensar

Ya desde principios de este mes, con Halloween recientísimo, ha empezado mi particular "pesadilla antes de Navidad": los anuncios de juguetes. No me quejo porque estoy ya más que acostumbrado, y porque yo de chico también he disfrutado viendo en la pausa de Solo En Casa 2 anuncios de cientos de juguetes, aunque muchos de ellos luego no me los pidiera. Pero hay ciertos anuncios que sí que me han molestado: la nueva cadena de anuncios de Barbie. Y no es porque esa pija hortera rubia de bote y con tetas de silicona me caiga como una patada en los huevos, que también, sino porque a los lumbreras de Mattel no se les ha ocurrido otra que versionar el tema Barbie Girl de Aqua como hilo musical.



Barbie Girl fue el single que catapultó a los nórdicos a la fama. No es el mejor grupo de la historia, lo sé, pero cuando tenía 13 años me gustaban, tenía en cassette grabado el disco de Aquarium, y en la actualidad no tengo nada contra ellos. Hacían mucho el payaso cuando iban de technopopers, pero también eran capaces de componer temas más maduros como Be A Man o Turn Back Time, La canción que nos ocupa, Barbie Girl, satirizaba la imagen de la popular muñeca de Mattel, por lo que la compañía le puso una denuncia al grupo. Pero nada, como ya os he dicho, ahora les ha dado por versionarla para la campaña publicitaria de este año. Pues vosotros veréis...



- Hi Barbie!
- Hi Ken!
- You wanna go for a ride?
- Sure, Ken!
- Jump in!
- Ha ha ha ha!

I'm a Barbie girl in the Barbie world
Life in plastic, it's fantastic
You can brush my hair, undress me everywhere
Imagination, life is your creation

I'm a blonde single girl in the fantasy world
Dress me up, take your time, I'm your dollie
You're my doll, rock and roll, feel the glamour and pain
Kiss me here, touch me there, hanky-panky

You can touch, you can play
You can say I'm always yours, oooh whoa

Come on, Barbie, let's go party, ha ha ha, yeah
Come on, Barbie, let's go party, oooh, oooh

Make me walk, make me talk, do whatever you please
I can act like a star, I can beg on my knees
Come jump in, be my friend, let us do it again
Hit the town, fool around, let's go party

You can touch, you can play
You can say I'm always yours
You can touch, you can play
You can say I'm always yours

- Oh, I'm having so much fun!
- Well, Barbie, we're just getting started!
- Oh, I love you Ken!

lunes, noviembre 16, 2009

Estábamos advertidos...


Sí señor, estábamos advertidos. No eran pocas las señales que me decían que lo nuevo de Roland Emmerich iba a ser una gran cagada como lo fue 10.000. Pero a pesar de todo, fuimos a ver 2012 dándole un voto de confianza al director germano, y acabé descubriendo horrorizado que es una cagada aún mayor que su anterior película, alcanzando proporciones apocalípticas. Y es que desde El Día de Mañana, la carrera del responsable de títulos interesantes o por lo menos aceptables como Stargate, Soldado Universal o Independence Day, ha caído en picado hasta perderse en un abismo abierto en mitad de Hollywood como el que vemos en el cartel.

Gran parte de la culpa la tiene el torpísimo guión de Harald Kloser, compositor de bandas sonoras que demostró tener maña en Nivel 13 o Alien vs. Predator, y al que ahora le ha dado por jugar a ser guionista, con el beneplácito de Emmerich, para nuestra desgracia. Tanto 10.000 como 2012, son obra suya, lo cual me hace estremecerme ante la pregunta de qué será lo siguiente. El texto rebosa de tópicos, y podemos encontrar elementos que nos recuerden a otras películas de catástrofes más digeribles como Deep Impact (olas gigantes, millonarias medidas del gobierno para salvar a unos pocos, un presidente negro que anima a los ciudadanos estadounidenses a rezar...) o La Guerra de los Mundos (un padre divorciado que intenta caerle mejor a su hijo mayor que el actual marido de su ex-mujer...). Toques de humor absurdo que le restan impacto a la trama sólo para que la película sea calificada para mayores de 7 años en lugar de para mayores de 13. Los personajes son artificiales, mal desarrollados, y hay tantísimos que al no saber qué hacer con ellos, Kloser opta por ir exterminándolos uno a uno como si de una película de terror se tratara. Eso sí, que cada muerte sea más espectacular que la anterior, para que Emmerich pueda recrease en los efectos especiales.

Podríamos decir que al acudir a ver superproducciones como estas, uno tiene que aceptar que lo que va a contemplar es un espectáculo más que una obra de arte, que el argumento queda como algo secundario en pro de las imagenes. Vale, pudiera ser, (como de hecho hice en El Día de Mañana), pero es que ni siquiera en esto 2012 da la talla. Imagino que para abaratar costes, Emmerich ha decidido rodar la película no en celuloide, sino en formato digital HD. Bien, esto ya lo han hecho otros directores como hicieron Danny Boyle con 28 Días Después o George Lucas con los episodios II y III de Star Wars. Sin embargo, aquellos trataron la imagen para darle un look de cine, mientras que Emmerich nos la ofrece así tal cual, en bruto. Esto y excesivo metraje para algo con tan poca sustancia, dan a la película un aspecto de miniserie televisiva.

Para colmo, las escenas "espectaculares" tampoco son para tanto, incluso se hacen repetitivas, hasta el punto que llegamos a contemplar nada menos que tres veces la misma situación de los protagonistas despegando un avión mientras la pista de aterrizaje se hunde bajo sus pies. La escena que vimos en ese trailer que tanto dio de qué hablar, con el monje budista tocando la campana mientras una ola gigante arrasaba el monasterio, lejos de lo que creía, resulta ser un spoiler bastante gordo.

El reparto está símplemente correcto. John Cusack (Alta Fidelidad), Amanda Peet (Identidad), Chiwetel Ejiofor (Hijos de los Hombres), Thandie Newton (Crash), Oliver Platt (Línea Mortal), ni siquiera Danny Glover (Arma Letal) interpretando a un Obama envejecido, a ninguno de ellos se le ha sabido aprovechar algo de su talento. Mención aparte merece Woody Harrelson (Asesinos Natos ), actorazo como la copa de un pino totalmente desaprovechado con un personaje tan absurdo que hasta da vergüenza ajena. Y los niños del ruso, desde el primer momento estás deseando que la palmencogiditos de la mano, pero claro, como están nacionalizados en Estados Unidos, son intocables.

En resumen, la verdadera catástrofe no es la profecía maya, a la que por cierto dejan bastante de lado, sino que desengaños como estos arrasen en taquilla y que los cerdos capitalistas de Hollywood sigan confiando en Roland Emmerich para producir más bazofias palomiteras.


jueves, octubre 29, 2009

Triste adiós

Ahora que ya tú no estás aquí
siento que no te di
lo que esperabas de mí.

Ahora que todo terminó
a quien de mí te alejó
yo le quisiera pedir.

Que me deje sólo un día más
para poder hablar
de lo que eras para mí.

Que me deje disfrutar
de tu voz, y contemplar
tus ojos una vez más.

Te escribo esta líneas
en papel,
espero que donde estés
el correo llegue bien.

Por aquí todos estamos bien
luchamos por seguir
como aprendimos de ti.

Echo de menos
el llegar y oír tu voz,
echo de menos
no tener tu apoyo, ¡no!

No creo en el más allá,
no sé donde buscarte
y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
a planear.

Lo que quiero es tenerte
y no recordar.

Espera donde estés
pues tengo que vivir
y cuando muera iré
a charlar junto a ti.

No he apreciado
lo que he tenido,
no lo he apreciado
hasta que lo he perdido.

Y si la fortuna o el azar
me dan la oportunidad
de volvernos a ver.

Juro que jamás te ocultaré
lo que hay dentro de mi ser
te abriré mi corazón.

Te echo de menos,
un beso, adiós, cuídate.
no nos olvides, muy pronto,
nos volveremos a ver.


jueves, septiembre 17, 2009

Operación Pandemia


"Sé que la situación de esta epidemia es difícil, pero por favor, no caigamos ni en el exceso de confianza ni en la paranoia, y sobre todo no destrocemos nuestras relaciones con los demás por una sobredosis de instinto de supervivencia."

Hace ya meses que escribí esas líneas, en referencia a la supuesta epidemia de gripe porcina (o gripe A, como está de moda llamarla ahora) y a la gilipollesca reacción de un compañero de trabajo, al cual por cierto espero no volver a ver en la vida, ya que lo han destinado a otro sector de la empresa porque no había dios que lo aguantara. Pues bien, hace unos días pude ver a través de un "evento inútil" de Tuenti (de vez en cuando sueles encontrarte con alguno que sirva para algo) este interesante reportaje realizado en argentina por un tal Julián Alterini.



NOTA DEL AUTOR: La referencia a la "Campaña de vacunación masiva contra la gripe porcina del año 2009" es un error. En realidad se hace referencia a la campaña de vacunación masiva contra la gripe porcina del año 1976 que tuvo como resultado múltiples muertes y parálisis, siendo, una vez más, Donald Rumsfeld el secretario de defensa del por entonces presidente de EEUU: Gerald Ford. Disculpen las molestias.

domingo, septiembre 13, 2009

Sobre mis hombros


Se acabó el verano, y los que han podido tomarse su tiempo para desconectar de la rutina, ahora regresan a ella a regañadientes. Los días nublados empiezan a ser cada vez más frecuentes, y las temperaturas bajan ligeramente acompañadas de un agradable viento que no tardará en volverse frío.

Es en estos días grises cuando viene a mi cabeza el tema On My Shoulders, de Thedø, a causa de la campaña publicitaria de cuadernos Oxford, lo cual a su vez me recuerda a mis tiempos de estudiante, cuando esos cuaderos no eran famosos y yo solía usarlos. Eran mis favoritos por la textura del papel, eran suaves y no creaban manchurrones por absorver en exceso la tinta del rotrit, como sí hacían otros cuaderos más cutres.

En fin, el tiempo pasa para todos y los fragmentos de nuestra vida quedan ahí escondidos, esperando un pequeños estímulos como estos para salir a flote.



Why would I carry such a weight on my shoulders?
Why do I always help you carry your boulders?
And wonder why I carry such a weight on my shoulders
And why would I a t-t-ts such a load

But someday you'll see
Next time I'll try it another way

Why would you try to make me friends with them soldiers?
When you know that I've never been familiar with orders
When you know that my heart is in a "pretty" disorder
And you should know that in my heart you fill every corner

And someday you'll see that all I want is to please
Oh, next time I'll try it another way
How long will I sit and wait like a soldier-her?

How many summers will it take?
How many summers will I wait?
How many shoulders will I break?

Why would I carry such a weight on my shoulders?
Why am I always by your side when you're down?
And why did I help you build a beautiful house
And why did I break my back for you in the cold

Why would I have to quit if time makes me older?
Why do they wonder why I never get bored?
And wow could I tell them that I'll never let go
But hey you're my man and they just don't understand

How long will I sit and wait like a soldier?

miércoles, agosto 26, 2009

Películas para que un niño se convierta en una persona interesante

Como ya sabéis, mi ahijado nació hace poco. Entre otras cosas, su padre me ha confiado la responsabilidad de que lo culturice cinematográficamente, y eso pienso hacer. Sin embargo, también me gustaría prestar atención al tipo de persona en la que se convierta, que sea un tío auténtico, con personalidad, interesante. Sé que con los padres que tiene, eso no va a ser muy difícil, pero yo también quiero aportar mi grano de arena, y por eso he elaborado esta lista de películas, algunas mejores que otras, que transmiten algo que creo que merece la pena aprender. Si se os ocurre alguna más, acepto sugerencias.


INFANCIA

Big Fish (fantasía)
Charlie y la Fábrica de Chocolate (fantasía)
Click (fantasía)
Eduardo Manostijeras (fantasía)
E.T: El Extraterrestre (ciencia-ficción)
El Gran Dictador (comedia)
El Hombre Bicentenario (ciencia-ficción)
Enemigo Mío (ciencia-ficción)
En Busca del Valle Encantado (aventuras)
Gremlins (fantasía)
Hellboy I y II (fantasía)
La Historia Interminable (fantasía)
La Joven del Agua (fantasía)
La Princesa Prometida (aventuras)
La Vida es Bella (drama)
Las Tortugas Ninja (acción)
Los Exploradores (ciencia-ficción)
Los Goonies (aventuras)
Regreso al Futuro I, II y III (ciencia-ficción)
Saga de Harry Potter (fantasía)
Saga de Indiana Jones (aventuras)
Star Wars: Episodios IV, V y VI (ciencia-ficción)
Superman (ciencia-ficción)


ADOLESCENCIA

2013: Rescate en Los Ángeles (acción)
American History X (drama)
American Pie (comedia)
Ángeles y Demonios I, II y III (fantasía)
Angus (comedia)
Bad Santa (comedia)
Battle Royale (suspense)
Blade Runner (ciencia-ficción)
Bailando con Lobos (western)
Blow (drama)
Bowling For Columbine (documental)
Cinema Paradiso (drama)
Cuenta Conmigo (drama)
Diamante de Sangre (aventuras)
Donnie Darko (ciencia-ficción)
El Bosque (suspense)
El Club de la Lucha (suspense)
El Club de los Poetas Muertos (drama)
El Curioso Caso de Benjamin Button (fantasía)
El Hombre de Mimbre (musical)
El Hombre Elefante (drama)
Equilibrium (ciencia-ficción)
El Señor de las Moscas (aventuras)
Farenheit 451 (ciencia-ficción)
Final Fantasy: La Fuerza Interior (ciencia-ficción)
Freaks (La Parada de los Monstruos) (drama)
Hackers (Piratas Informáticos) (suspense)
Johnny Cogió su Fusil (drama)
K-PAX (ciencia-ficción)
La Lista de Schindler (drama)
La Milla Verde (fantasía)
La Noche de los Muertos Vivientes, Zombie (Dawn Of The Dead) y El Día de los Muertos (terror)
La Ola (drama)
Los Puentes de Madison (drama)
Mad Max: El Guerrero de la Carretera (ciencia-ficción)
Matrix (ciencia-ficción)
Mentes Peligrosas (drama)
¡Olvídate de Mí! (comedia)
Persepolis (drama)
Rambo: Acorralado (acción)
Rocky (drama)
Rollerball (ciencia-ficción)
Romeo + Julieta (drama)
South Park: Más Grande, Más Largo, Sin Cortes (comedia)
Starship Troopers (ciencia-ficción)
Team America: La Policía del Mundo (comedia)
The Warriors (aventuras)
Titanic (aventuras)
Trilogía de El Señor de los Anillos (fantasía)
V de Vendetta (ciencia-ficción)
Watchmen (ciencia-ficción)


JUVENTUD

Apocalypse Now (bélica)
Ciudad de Dios (suspense)
District 9 (ciencia-ficción)
Easy Rider (Buscando Mi Destino) (drama)
Eden Lake (terror)
El Diario de los Muertos (terror)
El Laberinto del Fauno (fantasía)
El Señor de la Guerra (drama)
Hard Candy (suspense)
La Naranja Mecánica (ciencia-ficción)
La Niebla (terror)
La Pasión de Cristo (drama)
Pulp Fiction (suspense)
Réquiem Por Un Sueño (drama)
Tesis (suspense)
Un Día de Furia (suspense)
Zeitgeist (documental)

lunes, agosto 24, 2009

Too Sick To Pray



I'm in a lonely room
Hank Williams sings the Lovesick Blues
Winter's walking up the avenue
And I ain't seen the sunshine since the 6th of June

But I tell you this:

Don't call the doctor, I'm gonna get better
Don't run for the priest, I'm gonna find some faith
Just because I burned my bible baby
It don't mean, I'm too sick to pray

I'm in a crowded place
But I can't recognize a single face
They say the thrill is in the chase
Well I ain't got the legs, ain't got the legs
To run that race

They say I made my money messing up young minds
I stooped the congregation and left them crying in the rain
Yea left them with their pain
Exit your boy with his ill-got left them crying in the rain
Yea left them with their pain
Exit your boy with his ill-got pain
Exit your boy with his ill-gotten gains

Well the blood runs deep and the blood runs cold
As the knife slits so another sucker is born and thrown into this world alone
The doctor came knocking, wasn't nobody home
Better burn a candle light

Ease The Pain

The doctor came knocking, wasn't nobody home

Gotta find some faith

Better burn the candle bright

domingo, agosto 16, 2009

Café y tarta de cerezas


Como ya sabéis, no estoy teniendo un verano muy tranquilo que digamos, así que ante unas vacaciones inexistentes, he optado por inventármelas. Me he largado a un apartado y apacible pueblo del norte de Estados Unidos llamado Twin Peaks, y me he pasado allí todo este tiempo que he estado sin escribir en el blog. Imagino que todos conocemos la serie creada por Mark Frost y David Lynch que causó sensación a principios de los 90, pero seguro que hay más de un caso como el mío, que me pilló demasiado jóven y mis progenitores me mandaban a la cama nada más empezar el capítulo de la semana. Desde hace varios años he tenido una gran curiosidad por ver este mito de la historia de la televisión, y al fin lo he hecho.

Una mañana cualquiera, Pete Martell (Jack Nance) se dirige al lago a pescar cuando en la orilla bajo una roca encuentra el cadáver de una joven envuelto en plástico. El sheriff Truman (Michael Ontkean) identifica a la fallecida como la hermosa y popular Laura Palmer (Sheryl Lee). De inmediato se pone en contacto con sus padres y con el director del instituto, el cual comunica la trágica noticia a sus compañeros de clase. Desde Washington envían al peculiar agente especial Cooper (Kyle MacLachlan) a investigar el caso, ya que parece ser que guarda relación con otro crimen cometido un año antes. Poco a poco vamos descubriendo que Laura no eran tan modélica ni tan inocente como aparentaba, que todos en el pueblo tienen algún secreto, y que hay algo en los bosques de Twin Peaks.

Si bien el desenlace de la serie no es tan satisfactorio como cabría esperar, no puede negarse que estamos ante un producto de calidad, a los que la televisión nos tiene muy poco acostumbrados. La trama de suspense queda apartada a un segundo plano, y contemplamos el drama de los habitantes de una pequeña localidad. Amores furtivos, celos, desconfianza y conspiraciones... todo un culebrón, pero un culebrón bien hecho al fin y al cabo. La psicodélica mirada de David Lynch impregna la trama y el estilo, con sus característicos pasajes oníricos y su montaje intelectual. Es una serie que, a pesar de los elementos fantásticos que toca, retrata los asesinatos tal y como son: aberraciones de la conducta humana. Twin Peaks no es televisión imitando a cine, es cine disfrazado de televisión. Además, cuenta con varias caras ahora conocidas, como Miguel Ferrer (Robocop), Lara Flynn Boyle (Men In Black II), Heather Graham (Desde el Infierno), Billy Zane (Titanic), Ted Raimi (hermano del director Sam Raimi, director de Spider-man) y un travestido David Duchovny (Mulder en Expendiente X).

Todo el desarrollo de la serie está plagado de pequeños momentos memorables. Las muestras de dolor que manifiesta el padre de Laura (Ray Wise) son tan intensas que incluso llegan a resultar cómicas, como cuando pone música a todo volúmen, agarra el retrato de su hija y se pone a bailar dando vueltas como una peonza mientras gimotea. Sin embargo, cuando estamos a punto de estallar a carcajadas, la bella, inmadura y caprichosa Audrey (Sherilyn Fenn), pesonaje del que menos esperaríamos algo así, con su llanto nos recuerda que a pesar de lo ridículo que parezca, lo que estamos viendo es a un hombre que sufre por la muerte de su hija. Disfrutamos también con las excentricidades del agente Cooper, siempre risueño y con buen humor, y de su colaboración con el sheriff Truman que acaba desembocando en una gran amistad, a pesar de que nunca pierdan el formalismo de llamarse de usted.

Lamentablemente, la productora acabó metiendo mano y condenando la serie. Obligando a sus creadores a desvelar la identidad del asesino de Laura Palmer en mitad de la segunda temporada, lo único que les quedó para mostrar fue la trama de Windom Earle (Kenneth Welsh), que era relleno más que otra cosa. Quizá el último capítulo habría resultado más digerible si la serie no hubiera sido forzada a terminar tan precipitadamente. Ni siquiera la precuela que Lynch rodó posteriormente en forma de largometraje, Fuego, Camina Conmigo, consiguió realzar el universo de Twin Peaks. La producción relataba la última semana de vida de Laura Palmer, desvelando muchos de sus secretos, y contando además con la participación de Kiefer Sutherland (24) y el cantante y actor David Bowie, este último en la que posiblemente es la escena más desconcertante de toda la película. La idea de Lynch era, después de la precuela de la serie, rodar también secuelas, que aclararan qué sucede después del controvertido final de la serie, pero el estrepitoso fracaso en taquilla de Fuego, Camina Conmigo hizo que éste fuera el primer y el último largometraje de la saga.

Pese a todo, en conjunto la serie resulta una verdadera delicia. De visionado obligatorio para los seguidores de David Lynch y los que disfruten tanto con la intriga como con historias cotidianas.


viernes, agosto 14, 2009

Periodo de inactividad 2


Me he llevado más de dos meses sin escribir nada y os pido disculpas. Todos los veranos me ocurre igual, será el calor que me deja lacio o será que no se me ocurre nada interesante que contar. Como otras veces, este verano he tenido que quedarme de rodríguez en casa mientras mi familia se iba a la playa, así que al fin he tenido algo de tranquilidad cuando llego del trabajo. Pero ayer se me acabó la tranquilidad, primero porque mi familia volvió, y segundo porque no volvió sola. Ahora tenemos a uno más entre nosotros, el hijo de Eva y Luis.


Desde que nos dieron la noticia de que venía en camino, sus padres me han pedido que sea yo el padrino, papel que he aceptado. Anoche, después de 12 horas de trabajo, llegué a casa y mi familia me informó de que ya había nacido por cesarea. Todo ha ido bien, la madre se está recuperando en el hospital y el padre está ilusionadísimo. Dice que es va a ser un niño muy formal porque nada más darle la leche se ha quedado dormido y no ha dado guerra. Pero yo sé que será un niño con carácter, no hay más que ver el gesto que hizo con la mano a los médicos que le hacían la ecografía cuando sólo tenía 2 meses de gestación.


miércoles, junio 10, 2009

¿Imparable?

Me han tocado las vacaciones en la primera quincena de junio, estaré pringando todo el verano, pero como ahora mismo es época de exámenes para casi todo el mundo no tengo con quién irme de viaje, así que estoy aprovechando estos días al máximo para rascarme las pelotas. Ayer estuve todo el día tirado en el sofá engullendo películas, y una de ellas fue La Ola, la cual tiene bastantes puntos en común con El Experimento: ambas son producciones alemanas basadas en experimentos sociológicos realizados en Estados Unidos (para más coincidencia, ambos en California) que acabaron por descontrolarse y tuvieron que ser cancelados.

Sin embargo, Mientras El Experimento nos cuenta lo que ya sabíamos, que el poder, tanto si es real como si es fingido, tiende a corromper, el mensaje de La Ola da mucho más que pensar: a día de hoy, en el siglo XXI, es posible que vuelva a surgir un régimen totalitario.

Rainer es un profesor de Educación Física y Ciencias Políticas algo rebelde con las normas. Tiene una vida envidiable: sus alumnos le aprecian, está felizmente casado, su mujer está embarazada y vive en una casa-barco en un precioso lago en el que se pega un chapuzón cada mañana. En el instituto es la semana de proyectos, y los alumnos de bachillerato estudiarán unos Anarquía y otros Autocracia. A Rainer lo que le interesa es impartir la primera de las materias, más acorde con su forma de ser, pero otro profesor, el típico autoritario amargado, interviene para que no sea así, por miedo a que lo que enseñe a los alumnos sea preparar cócteles molotov. De esta forma, el autoritario imparte Anarquía y el liberal Autocracia. Como a los alumnos les cuesta digerir unas clases puramente teóricas, a Rainer se le ocurre un método para que aprendan cómo funcionan las dictaduras: recrear una en la clase, en la que él será el líder. La idea es bien acogida, tanto que los propios alumnos van eligiendo un ideal, un uniforme, un saludo característico y un nombre: La Ola. Poco a poco se dejan llevar; el marginado ahora siente que forma parte de algo, la mandona ya no es quien domina, el que dirige la obra de teatro del instituto aprende a imponerse sobre su indisciplinado reparto... Es fácil, es agradable y está lleno de ventajas formar parte de la Ola. Pero también empiezan a surgir fanatismos, actos bandálicos, desconfianzas hacia los que no participan y enemistades con los grupos radicales de fuera. Como ya he dicho más arriba, el experimento acaba descontrolándose.

Resulta interesante que esta crítica a los regímenes totalitarios haya sido rodada precisamente en Alemania, demostrando que dicho país ya ha superado su pasado nazi y se siente con libertad para hablar sobre él sin tapujos. Me pregunto cuándo superará España su pasado franquista. Aparte de eso, se trata de una película convencional. El director Dennis Gansel hace un trabajo correcto pero tampoco innova demasiado, incluso llena la película de canciones en inglés para poder venderla mejor en el mercado anglosajón. Los estudiantes, porque hablan en alemán, si no podría decirse que prácticamente son americanos. Todo está muy occidentalizado.

Sin embargo, al igual que con El Club de la Lucha, estos inconvenientes son perdonables si eso implica que la película tenga un público más amplio y, por tanto, el mensaje llegue a un mayor número de gente. Y al igual que Zeitgeist, es una película que recomiendo a todo el mundo, tanto a los jóvenes que no saben lo que es una dictadura, como a los adultos que creen saber lo que es y la encuentran justificable.


martes, mayo 26, 2009

Allanamiento de Morada. Basado en 1.749.358 casos reales (sólo en nuestro país)


¿Quién no recuerda a los sonrientes y joviales vendedores de enciclopedias? Esos personajillos que llamaban a tu puerta, y que siempre procurabas esquivar haciendo como que no estabas. No obstante, siempre hubo alguna vez en la que se te olvidó mirar por la mirilla antes de abrir, y, ¡sorpresa!, te había tocado un maravilloso lote con un montón de productos... y una enciclopedia de la cual sólo tenías que pagar la mitad de la mitad.

No nos engañemos, las enciclopedias en su época, cuando España no tenía Internet, eran unas utilísimas fuentes de de conocimientos, lo que pasa es que la forma de presentárnoslas casi siempre nos tiraba para atrás. Su venta de puerta en puerta fue una práctica muy habitual durante los 90, pero cuando España se internetizó, los tomos dejaron de ser tan útiles frente a las ventajas de la información en la red, la cual no se queda obsoleta, no requiere la tala de árboles y no corre el peligro de desaparecer pasto de las llamas. Eso sí, un apagón tipo 2013: Rescate en Los Ángeles, y la humanidad regresa a una Edad Media no sólo tecnológica sino también cultural.

Creía, pues, que los vendedores de enciclopedias eran una raza extinta, hacía muchísimo que no sabía nada de ellos. Pero hace poco, mi abuela y mi tía han sido atacadas por estos seres. Les llamaron por teléfono, y les dijeron que a mi abuela le había tocado el plumero giratorio este que anuncian en la tele, totalmente gratis, sólo tenía que pagar 10 euros de gastos de envío. Como se trataba de un producto anunciado en televisión y la telefonista eran tan persuasiva, al final acabaron accediendo. Al día siguiente, se pasaron por su casa para hacerle la entrega un chico y una chica muy formales. Los cuales pasaron dentro de la casa para informarle de que les habían tocado más productos. Les enseñaron un catálogo y les dijeron que todos los que habían podían elegir cuatro, y además de eso, cómo no, una enciclopedia ilustrada. De ahí en adelante, todo el rollo que soltaron fue exactamente igual que el de Eduardo Noriega y Pepón Nieto en el corto Allanamiento de Morada de Mateo Gil. Afortunadamente, mi tía no se dejó engatusar, pero por cada persona que no lo hace, habrá 30 que sí.

Ignoro la causa por la que las empresas han decidido recuperar esta vieja tradición. Tal vez sea cosa de la crisis de los cojones. Hay gente que está desesperada, y es muy fácil aprovecharse de ellos para enviarlos a vender casi por obligación. Y es que claro, no está la cosa para quejarse de los trabajos. Si bien, hay empresas que están perdiendo dinero con la crisis, también es cierto que ahora nos tienen a su puñetera merced. No señor, la cosa no está para quejarse, está para suplicar por el el puesto más cansino y deprimente que exista, para lamer culos, para renunciar a tus sueños y desperdiciar tu formación trabajando en la primer cosa que pilles, para cobrar 600 euros al mes y aún así actuar como si te estuvieran haciendo un favor... En definitiva, para comer mierda. Para eso está la cosa.


domingo, mayo 24, 2009

Furious Angels

Lo sé, otra vez estoy disculpándome por la tardanza en escribir en mi blog. Para compensaros, os obsequio con esta recomendación cinéfila. Hoy voy a hablaros de la trilogía de Ángeles y Demonios. Sí, sí, habéis leido bien, trilogía. Y no es lo que estáis pensando de El Código Da Vinci, Ángeles y Demonios y otra que esté por rodar, no, la trilogía de la que hablo no tiene absolutamente nada que ver con polémicas adaptaciones de novelas de Dan Brown. Lo que pasa es que aquí en España, las distribuidoras son tan originales que a veces les da por cambiar los títulos de las películas, generando confusiones.

En 1976, Richard Donner rodó The Omen, "El Presagio", que aquí fue estrenada como La Profecía. 19 años después, en 1995, Gregory Widen, guionista de Los Inmortales (Highlander, "El de las Tierras Altas", igualito, vamos), escribió y dirigió The Prophecy, "La Profecía", pero como los muy burros ya habían llamado así a The Omen en España, tuvieron que inventarse un título nuevo: Ángeles y Demonios. En el 2000, Dan Brawn escribió una novela titulada Angels & Demons, que recientemente ha sido adaptada al cine por Ron Howard. Sin embargo, siendo Ángeles y Demonios de Widen una saga relativamente desconocida, casi de videoclub, y la de Ron Howard una superproducción basada en una novela que ya usó ese mismo título en España, la distribuidora ha decidido conservarlo tal cual, regalándole a la de Widen la publicidad engañosa de que algún despistado la encuentre en la FNAC y piense "¡Ay, mira, Ángeles y Demonios ya está a la venta! Vaya, no sabía que salía también Christopher Walken. Bueno, me la llevo de todas formas..."

Pues bien, como ya os he dicho, de la que vamos a hablar hoy es de Ángeles y Demonios (The Prophecy) de Gregory Widen y sus secuelas. A pesar de su título, de lo que trata esta saga es de una segunda guerra entre ángeles, permaneciendo los demonios al margen, sin involucrarse y casi sin hacer acto de presencia. La guerra que vuelve a dividir el Cielo tras de la caída de Lucifer no se inicia por rebelión, sino todo lo contrario, por amor a Dios. Un grupo de ángeles capitaneados por Gabriel sienten celos de nosotros los humanos, y quieren que las cosas vuelvan a ser como antes, cuando sólo estaban ellos y el Creador. El otro grupo, liderado por San Miguel Arcángel, se mantiene fiel a la voluntad de Dios. En medio de todo estamos nosotros, agenos a todo lo que ocurre, pero terriblemente implicados. La guerra no se libra en el Cielo, sino en la Tierra, donde los ángeles son mortales. Afortunadamente, no se trata de una batalla muy numerosa, sino que ambos bandos se espían mutuamente y de vez en cuando tienen algún enfrentamiento en callejones oscuros.

Los ángeles que vemos en esta saga no se parecen mucho a las figuras con rostros infantiles que solemos ver esculpidas en las puertas de las iglesias. En su forma natural carecen de ojos, tienen las cuencas oculares vacías. Al contrario de lo que se suele decir, no son asexuados, sino hermafroditas; tienen órganos de ambos sexos. Cuando bajan a la Tierra, suelen disimular su aspecto escondiendo sus enormes alas hasta hacerlas invisibles y desarrollando ojos, aunque otros optan por ponerse gafas de sol, lo cual, añadido a las greñas largas y las gabardinas que casi todos suelen llevar, les da un extraño toque vampiresco. La única forma de matarlos es arrancándoles el corazón, si lo intentas por cualquier otro método podrás dejarlo KO un rato, pero luego volverá a levantarse. Como veis, se nota bastante la influencia del guionista de Los Inmortales.

La primera entrega, Ángeles y Demonios (1995) la única de la trilogía escrita y dirigida por Gregory Widen, trata sobre Thomas Daggett (Elias Koteas), un hombre que estaba apunto de ingresar en la Iglesia Católica cuando durante la propia ceremonia tuvo unas terribles visiones sobre ángeles ensangrentados, lo cual le hizo perder su fe y abandonó el sacerdocio. Años después es un detective de Los Angeles al que, tras ser visitado por el ángel Simón (Eric Stoltz), le asignan el caso de un extraño cuerpo encontrado con el pecho mutilado, sin ojos y con órganos reproductores de ambos sexos, como le indica su amigo el forense Joseph (Steve Hytner). El extraño cuerpo llevaba consigo una antiquísima Biblia en la que consta el capítulo 23 del Apocalipsis de San Juan, lo cual llama al atención de Daggett, pues dicho capítulo oficialmente no existe. Investigando el libro descubre que hay una guerra entre ángeles, y que ambos bandos andas buscando el alma humana más malévola que aún no haya sido entregada a Lucifer, para usarla como arma. Siguiendo la pista de Simón, Daggett llega hasta un pequeño pueblo, la pequeña Mary (Moriah Snyder) y su profesora Katherine (Virginia Madsen), las cuales están indefensas ante la amenaza de Gabriel (Christopher Walken) y su ayudante Jerry (Adam Goldberg), un joven suicida al que el ángel de la muerte no le permite morir.

A pesar de tratarse de una producción bastante modesta, cuenta con unos efectos especiales decentes y un gran reparto, al que hay que sumar a Amanda Plummer (Pulp Fiction) y a Viggo Mortensen interpretando al mismísifo Lucifer. Elias Koteas hace un buen papel como hombre atormentado, pero sin duda lo mejor de la película (y por fortuna de la trilogía) es Christopher Walken, un villano irónico y cruel. Gabriel puede hacer honor a su especie y ser un ángel dulce, que duerme a los humanos con sólo posarles la mano en la frente o regalar caramelos a los niños y enseñarles a tocar su trompeta, pero también puede ser un asesino despiadado y lleno de cólera. Merece ser mencionada la banda sonora de David C. Williams, compositor que normalmente suele estar encasillado en películas de serie B, pero que aquí hizo un buen trabajo, acompañando su música con coros de voces blancas. En conjunto, una pelicula entretenida, cargada de terror, suspense y con ciertas dosis de acción.

En Ángeles y Demonios II (1998), Gregory Widen ejerció únicamente como productor ejecutivo, cediendo el paso al guinonista Matthew Greenberg (1408) y al director Greg Spence (Los Chicos del Maiz IV). En esta ocasión, los ángeles "buenos" envían a uno de los suyos, Daniel (Russell Wong), para que fecunde a una mujer humana, Valerie Rosales (Jennifer Beals). El niño que nazca de la unión entre el ángel y la mortal será un nefelino, un ser con los poderes de un ángel y la libre voluntad de un hombre, que no es invención de esta película, pues es mencionado en el capítulo 6 del Génesis, aunque muchos traductores cambiaron horrorosamente el término "nefelinos" por el de "gigantes" o "titanes", y según se dice, el verdadero objetivo del Diluvio Universal fue el de acabar con ellos. El ángel Miguel (Eric Roberts) quiere al nefelino para que acabe con la guerra. Pero Gabriel regresa para interponerse en sus planes, sirviendose esta vez de la joven suicida Izzy (Brittany Murphy).

Vuelven a aparecer aquí el forense Joseph, y también Thomas Daggett aunque esta vez interpretado por un tal Bruce Abbott, y en un plano muchísimo más pequeño y desafortunado. Nuevamente la banda sonora cae a cargo de
David C. Williams, quien repite temas de la anterior entrega y además elabora otros nuevos. Esta entrega también resulta entretenida, tiene más acción que la anterior e incluso incorpora algo de humor (cuando Gabriel intenta conseguir información sobre Rosales sin tener idea de ordenadores).

En la tercera entrega, titulada Ángeles y Demonios III: Los Ancestros (2000), Widen no participa de manera alguna. Dirige el correcto Patrick Lussier (Dracula 2001) y escriben Carl V. Dupré (un par de entregas de Hellraiser) y Joel Soisson (Los Inmortales: Juego Final), quien también ha sido productor de las tres entregas. La trama de este capítulo es algo más difusa. El nefelino (Dave Buzzotta) ya es adulto y se llama como su padre, Daniel. Ejerce como orador en un grupo religioso, ignorando que tiene sangre angélica. Sin embargo, mientras está dando un sermón, es abatido a tiros por un asesino (Brad Dourif) infiltrado entre los feligreses. Su cuerpo es llevado al depósito de cadáveres de Joseph, para luego resucitar y desaparecer. Gabriel, pagó muy alto sus fechorías y ahora ha sido rebajado a humano, convertido en lo que más odia. Sin embargo, esta condición le ha otorgado algo que antes como ángel no tenía: un alma, pudiendo discernir ahora entre el bien y el mal, y para nuestra sorpresa ha optado por lo primero. Por tanto, en lugar de matar a Daniel, intenta ayudarlo. La guerra ha adquirido un matiz catastrófico, y el embaucador Zophael (Vincent Spano) pretende disponerlo todo para el advenimiento de Pyriel (Scott Cleverdon), un ángel que, si Daniel no se lo impide, podría sustituir al mismísimo Dios.

Aquí encontramos cameos de personajes de la primera entrega, como la camarera de un bar de carretera donde Gabriel paró para preguntar por unas indicaciones, o la pequeña Mary ya crecidita (¡y cómo!). La banda sonora es de Steve Boeddeker, quien no había ejercido como compositor desde El Exorcista. El trabajo de
Boeddeker tampoco es muy destacable, el 70% de la música que se escucha en la película es material de David C. Williams. De las tres entregas, ésta es la más cutrecilla, siendo carnaza directa de videoclub, aunque se deja ver como las anteriores, y goza de un final rotundo y satisfactorio, sobre todo para el personaje de Gabriel.

Sin embargo, la saga no se queda ahí. Han sacado dos entregas más, tituladas The Prophecy: Uprising y The Prophecy: Forsaken, ambas dirigidas por Joel Soisson en 2005. Ninguna de ellas ha visto la luz en España, y no creo que lo hagan. No aparece ninguno de los personajes de la "trilogía". No las he visto, pero tienen un tufillo a telefilme que me da miedo.


martes, mayo 05, 2009

Crash! Boom! Bang!


My Papa told me to stay out of trouble:
"When you've found your man, make sure he's for real!"
I've learned that nothing really lasts forever
I sleep with the scars I wear that won't heal.
They won't heal
Cos everytime I seem to fall in love
Crash! Boom! Bang!
I find the heart but then I hit the wall
Crash! Boom! Bang!
That's the call, that's the game and the pain stays the same.

I'm walking down this empty road to nowhere
I pass by the houses and blocks I once knew.
My Mama told me not to mess with sorrow
But I always did, and Lord, I still do
I'm still breaking the rules
(I kick it up)
(I kick it down)

That's my real middle-name
It has always been the same
That's the call, that's the game and the pain stays the same.
I still feel the heat
(Slowly fallin' from the sky)
And the taste of the kissing
Shattered by rain
(Comin' tumblin' from behind)
And the wild holy war.

And everytime I seem to fall in love
Crash! Boom! Bang!
I find the roses dying on the floor
Crash! Boom! Bang!
That's the call, that's the game and the pain stays the same.
That's my real middle-name
It has always been the same
Oh yea, Oh yea, Oh yea
Been the same, been the same
It has always been the same

miércoles, abril 29, 2009

Paranoia


Entre el trabajo y la preparación de un proyecto que tengo entre manos, llevaba bastante tiempo sin escribir aquí. Tampoco es que tenga mucho que contar, mientras los demás mortales aprovechan las vacaciones de abril para descansar, en mi trabajo sucede todo lo contrario, nuestra labor se incrementa y tenemos menos descansos.

A ésto de tener que trabajar 10 horas al día durante 6 días seguidos, se me suma otro inconveniente: aguantar las gilipolleces de un compañero de trabajo. Mi hermana ha regresado esta semana de un viaje que hizo a Cancún con sus compañeros de la facultad. Como todos sabéis, ha habido una gran epidemia de gripe porcina en México Distrito Federal que se ha extendido a otros países. Esperemos que esta amenaza se neutralice pronto, pero mientras tanto debemos debemos tomar precauciones. No obstante, si el exceso de confianza es negativo, también lo es su polo opuesto: la paranoia.

Al día siguiente de regresar, mi hermana fue al médico para que le examinara por si había contraído esta enfermedad. El médico determinó que al haber estado en una zona alejada del foco inicial del brote y no presentar a día de hoy síntomas, no hay motivos para pensar que esté contagiada, aunque debemos estar pendientes durante los próximos días.

Antes de que mi hermana regresara, les comenté a mis compañeros que mi familia y yo estábamos preocupados por que cerraran las fronteras de México, así que cuando finalmente volvió se lo conté para que se tranquilizaran. Algunos me han dicho de broma "No me vayas a pegar la gripe", siempre de una forma inofensiva, pero hay uno en particular que no entiende de formas, y no sólo está realmente paranoico, sino que le importa un carajo si me siento ofendido con su actitud. Es un compañero que había despertado mis antipatías desde mucho antes de éste asunto, ya que está en la empresa por enchufe y consigue todo lo que quiere lloriqueando a los jefes. Además de su situación profesional, en el terreno personal tampoco resulta agradable, ya que es imposible mantener conversaciones coherentes con él por su manía de hablar sin escuchar, y a los que llevamos poco tiempo en la empresa nos trata con prepotencia y cuando le da la gana nos supervisa de forma excesivamente meticulosa, no confiando en nuestra capacidad para realizar el trabajo tan bien como cualquier otro. Todo eso bajo la apariencia de un hombrecillo simple e inocente.

Como imaginaréis, ya he tenido algún que otro mosqueo con este compañero, aunque no he podido manifestarselo para no crear malos ambientes en el trabajo. Cuando me toca los cojones, lo que hago es irme sin decirle nada y evitarlo durante toda la jornada, a ver si así pilla la indirecta. Pero ayer se lució de lo lindo, tanto que aún me dura el mosqueo. Se me acercó con su estúpida falsa sonrisa y me dijo "Me han contado que tu hermana ha venido de México. Es broma, ¿no?", a lo que yo le respondí que era verdad. Todavía sonriendo agitó la mano y dijo "Ah, bueno, entonces..." mientras se alejaba de mí. Creía que se trataba de un chiste como el de los demás compañeros, y no le di importancia, hasta que empecé a percatarme de que no, realmente me estaba esquivando. No obstante, yo seguía sin calentarme por eso, incluso se lo contaba riéndome a los demás compañeros, por el absurdo de la situación. Entré en una oficina a hacer una cosa y me lo encontré, al no tener escapatoria me dijo "Me gustaría que te tomaras las cosas con más responsabilidad, que hay más personas en el mundo. No hay que ser tan egoísta". Fue entonces cuando me sentí ofendido, y mucho. ¿Quién es para hablarme de irresponsabilidad y egoísmo, él que con su lloriqueo pretendió conseguir las vacaciones de un compañero que las había solicitado con meses de antelación? Mi reacción fue alejarme de él, como siempre, pero esta vez quise que notara cómo le esquivaba, algo que pienso seguir haciendo, a ver si esta vez sí se da cuenta de que me ha tocado los cojones. Aunque conociéndole, le dará exactamente igual que me sienta ofendido mientras me tenga alejado para que no le contagie, que seguro que es lo único que le importa.

Sé que la situación de esta epidemia es difícil, pero por favor, no caigamos ni en el exceso de confianza ni en la paranoia, y sobre todo no destrocemos nuestras relaciones con los demás por una sobredosis de instinto de supervivencia.