domingo, enero 11, 2009

¡Mátenme!


Hoy voy a hablaros de Johnny Cogió Su Fusil, una de las más grandes películas antibelicistas de la historia. Se trata de un título que suele pasar por nuestros oídos sin darle demasiada importancia, y que no sé por qué, yo siempre había asociado a la guerra de Vietnam, cuando en realidad tiene lugar en la Primera Guerra Mundial, como la también enorme Senderos De Gloria de Stanley Kubrick.

La terrible historia de Johnny Bonham está basada en la novela homónima de Dalton Trumbo , guionista de Espartaco y más tarde de Papillon, y fue el propio Trumbo quien dirigió y escribió (con la participación sin acreditar de Luis Buñuel) la adaptación cinematográfica. Supongo que no confiaría en que nadie entendiera su historia tan bien como él.

¿Y qué sucedió cuando Johnny cogió su fusil? ¿Qué pudo ser tan terrible, que le mataran? Para su desgracia acabó descubriendo que hay cosas peores que la muerte. El enemigo bombardea y Johnny se pone a cubierto, pero no es suficiente. Una bomba estalla justo delante suyo, convirtiendo su cara en un cráter, amputándole brazos y piernas y dejándole sordo, ciego y mudo. Los médicos lo mantienen vivo dando por sentado que la explosión le ha dañado el cerebro y que por tanto no está consciente, pero nada más lejos de la realidad. Bajo ese aspecto de tronco viviente hay un ser humano que sufre, aislado del mundo, solo ante sus pensamientos, sus recuerdos, sus sueños y sus pesadillas.

Con una historia así hubiera sido tremendamente fácil levantar las sábanas, satisfacer a los espectadores más morbosos y mostrar el cuerpo mutilado de Johnny, pero no, Dalton Trumbo respeta a su personaje y no lo convierte en una atracción de circo, pese a que él lo hubiera querido así con tal de volver a sentirse parte del mundo. En la película lo relevante no es el cuerpo, sino el alma que se encuentra encadenada a éste. Poco a poco vamos descubriendo el mundo de Johnny a través de flashbacks y visiones. Lo externo, la cruda realidad, Trumbo nos lo muestra en blanco y negro, mientras que lo interno es multicolor.

Johnny (o Joe) Bonham es interpretado por un jovencísimo Timothy Bottoms (Elephant), quien supo estar a la altura de las circunstancias. Le acompañaban entre otros el gran Donald Sutherland (Mash) como Jesucristo y Jason Robards (2024: Apocalipsis Nuclear) como su padre. Se hizo un remake en 2008, que por lo que he visto parece más una obra de teatro. Sin embargo, la versión de
Dalton Trumbo es una obra muy personal, por lo que dudo que cualquiera que intente adaptarla lo consiga con un éxito redondo.

En definitiva, una película sencilla y a la vez complejísima, y que con los nuevos tiempos ha adquirido la lectura de apología a la eutanasia. Sinceramente, su visionado lo considero un buen punto de partida para abrir un debate sobre el tema.


4 comentarios:

El chache dijo...

Hola.
He llegado aqui de casualidad y me ha encantado tu blog.
Si te apetece, pasate por el mio, QUE FRESQUITO ESTA TODO, a ver si te gusta y podemos leernos.
Un saludo

Saray Pavón Márquez. dijo...

Un amante, como tú, del cine... debería venir a lo de cineforum... ejem, ejem. Vaya Sevillano perezoso :P

Un placer leerte de nuevo y saber tu opinión respecto al tema... yo... no digo más que ya he dicho demasiado :P

Besos!

Sephiroth XI dijo...

El chache: Bienvenido, le echaré un vistazo a tu blog.

Saray: Jajaja, pero qué mala. Sabes que he estado trabajando y además estoy ocupado con la frikada de Madrid, que febrero se nos echa encicma ya. Intentaré acudir al siguiente, máxime sabiendo que estarás pasando lista xD. Un beso.

El chache dijo...

Hola. Gracias por pasarte por mi blog. espero que te haya gustado. Voy a enlazarte para no perderme nada de lo que tengas que publicar aqui.
Un saludete