martes, diciembre 18, 2007

El sueño de las ovejas eléctricas se perderá como lágrimas en la lluvia


Como ya sabéis soy un gran aficionado al cine, y como cinéfilo sé reconocer los clásicos donde los haya. Blade Runner es uno de ellos, y desde que lo descubrí cuando tenía 16 años me quedé maravillado. Desde hace unos cuantos meses se viene anunciando la edición en DVD de esta gran película de Ridley Scott, en una edición de coleccionista sin igual: con nada menos que 5 discos y presentada en un maletín lleno de regalitos. En ZonaDVD.com (en mi opinión la mejor web española sobre el cine en formato digital) advirtieron que esta edición estaría limitada a 12.000 unidades en nuestro país. Ciértamente no me pareció tan poco, pues hace tiempo la Warner sacó a la venta El Laberinto del Fauno en una edición limitada con estuche metálico y un libro de storyboards notas de producción; sólo 8.000 unidades, y yo la adquirí sin problemas en El Corte Inglés. Está claro que por mucho que Guillermo del Toro se esmere en los DVDs de sus películas, no puede competir con esta monstruosa edición.

Debí haber reservado un maletín por internet, pues este ha sido el único medio en el que se han vendido. Estaban tan codiciados que ni siquiera han llegado a pisar una tienda física, se los han llevado todos en un suspiro. Lo único que puedo hacer es, al igual que el Dr. Tyrell frente a J.F Sebastian, aceptar elegántemente la derrota en la partida de ajedrez. Mi más sincera enhorabuena para aquellos que hayan podido hacerse con esta joya y puedan disfrutar de ella en el salón de su casa.

Sin embargo, hay otros que me están tocando las pelotas, y son los putos subastantes (sé que se dice "subastadores", lo digo así para crear semejanzas con los replicantes). Los subastantes han tenido la suerte o la desgracia de adquirir su maletín para, acto seguido, venderlo en eBay por más del doble de lo que valdría en el mercado, y no eran precisamente baratos, costaban 60 euracos.

Desde aquí animo a los que están como yo, que se han quedado sin su regalo de Navidad, para que no le sigan el rollo a los subastantes. Han conseguido un maletín, ¿no?, se supone que son afortunados. Ahora que se jodan, y si no les gusta la película que se la metan por el culo. Yo no pienso comprarles nada a esos ladrones, porque soy cinéfilo, pero no gilipollas.

Actualización:
Gracias a mi colega (a partir de ahora íntimo) Dremers, he conseguido hacerme con un maletín y sin tener que recurrir a los malditos subastantes. El chaval se pasó por la FNAC ayer por la mañana, y ya que estaba, preguntó por los maletines. Le dijeron que precisamente acababan de recibir el cargamento pero todos estaban ya vendidos de antemano. Sin embargo, habían recibido 2 más de los que les habían notificado, por lo que había 2 maletines sin dueño. En cuanto me avisó llamé para reservar uno de ellos, y tuve una suerte de cojones, ¡los dos estaban libres todavía! Me fui corriendo a recogerlo y luego llamé a unos amigos para que me escoltaran desde la tienda hasta casa. Una vez en lugar seguro, abrimos el maletín y descubrimos sus maravillas. Vimos la película en su versión cinematográfica de 1982, versión que, aunque resulte increíble, aún no había tenido ocasión de ver, así que pude contemplar ese final en las montañas y escuchar la narración de Deckard al más puro estilo del cine negro. ¡Gracias, Dremers!

lunes, diciembre 17, 2007

Información sobre el Real Decreto que me ha llegado por e-mail


¿Te has enterado de que un nuevo decreto del gobierno suprime las Licenciaturas y Diplomaturas?

¿No? Normal: ha sido elaborado de manera antidemocrática, de espaldas a la comunidad universitaria.

Pero no reforman la universidad porque estén aburridos… esto tiene un trasfondo: adaptar los planes educativos a los intereses del mercado y de las grandes empresas.

Primero fue la Declación de Bolonia en 1999.

Luego la LOU de Aznar.

Y ahora… el Real Decreto de Zapatero.

Fue aprobado el viernes 26 de Octubre y ni siquiera se han molestado en informarnos. ¿Por qué será?

¿Tal vez por sus beneficios para el alumnado? Examinémoslos:

- SUBIDA de las tasas de matriculación (Comisión de Bruselas de 2003)

- BECAS-PRÉSTAMO que tendrás que empezar a devolver en cuanto acabes la carrera (http://wwwn.mec.es/universidades/pru/index.html)

- EMPRESARIOS de la ANECA y de los Consejos sociales elaborando nuestros planes de estudio (Real Decreto, Capítulo VI, Artículo 25)

- EUROCRÉDITO: pagaremos también de las horas en la biblioteca o las tutorías, sólo el 30% de los créditos serán clases (Real Decreto de Septiembre de 2003, Artículo IV, Punto 3)

- UNIVERSIDADES DE PRIMERA Y DE SEGUNDA: más dinero para aquellas cuyos alumnos se coloquen antes o monten empresas, menos para las humanidades (Modelo de Financiación de Universidades de la Junta de Andalucía de 2006)

- REESTRUCTURACIÓN en Grado, Master y Doctorado. El Grado es un FP que dará "información general de carácter profesional" (Real Decreto, Capítulo II, Artículo 9). Si quieres saber más, tendrás que pagarte (si puedes) un Master

- DEVALUACIÓN de los conocimientos: el Grado serán cuatro cursos, de los que uno será de materias comunes a toda tu rama, otro de prácticas (no remuneradas) y medio de proyecto final de carrera… quedando dos cursos o menos de formación específica (Real Decreto, Artículo III, Capítulos 5, 6 y 7)

- MÉTODOS DOCENTES basados en competencias y no en conocimientos (Informe 2000), para satisfacer no las necesidades de la sociedad sino las de un mercado de trabajo precario que pide mano de obra barata y polivalente

… y muchas cosas más que ni siquiera nos caben en la página

Los estudiantes franceses ya han cortado las clases en protesta contra esta agresión a la Universidad Pública… ¿Hasta cuándo vamos a esperar nosotros?

CONTRA BOLONIA
LA LOU
EL REAL DECRETO

DEFENDAMOS LA EDUCACIÓN PÚBLICA

Aznar ha vuelto, disfrazado de… Zapatero

ÚNETE AL GRUPO DE TRABAJO Y A LA MOVILIZACIÓN

domingo, diciembre 16, 2007

¡Quedense dentro y cierren las ventanas!


Este fin de semana he estado en Barakaldo, asistiendo como espectador y también como participante a las jornadas sobre la sociedad de consumo a través de las películas de zombies que se han celebrado en la Casa de la Cultura de ese pueblo próximo a Bilbao desconocido para mí hasta hace poco.

Las jornadas han tenido lugar el viernes y el sábado, y han resultado de lo más gratificantes. Las chicas del grupo de arte Consonni junto con los artistas Iratxe Jaio y Klaas van Gorkum, quienes forman el equipo de organizadores del evento, mostraron una gran dedicación y prepararon un escenario que emulara ese hogar improvisado a base de cajas de cartón que se construyen los protagonistas de la mítica película de George A. Romero Zombie (Dawn Of The Dead). Precisamente la gente que acudió no estaba muy familiarizada con el cine de zombies, cosa que me parece positiva, ya que les daba la oportunidad de verlo no sólo como un festival de violencia y gore, sino también como una mirada reflexiva sobre nuestra naturaleza.

El viernes tuvimos como charla inaugural un interesante análisis de Laurence Rassel sobre la capacidad del cine fantástico para romper tabúes, es especial en el asunto del feminismo, señalando que una serie de televisión que a priori puede parecer tan comercial, como Buff cazavampiros, cuya protagonista responde al estereotipo de joven rubia de muy buen ver, pueden también estar llenas de valores que reivindiquen la fuerza y la dignidad de la mujer. Interesante fue también su calificación de los vampiros, al describirlos como una metáfora del sistema capitalista, en el que los no-muertos, más ilustrados y sobre todo mucho más poderosos, le chupan la sangre a los vivos para su satisfacción personal. En este ámbito, señaló que en cine fantástico o de terror los vampiros son los aristócratas, la elite, mientras los zombies representarían a la masa irracional.

Tras esta charla y el pequeño coloquio en el que desembocó, procedimos al visionado de Zombie, una película de la que se pueden sacar múltiples lecturas sobre el materialismo de la sociedad y la incapacidad de la raza humana para vivir en armonía ni siquiera cuando peligra su propia existencia. Anecdóticamente, durante el almuerzo del día siguiente estuvimos debatiendo si la violencia de la película es una apología o una crítica al uso de las armas. Personalmente, la escena caricaturesca de los paletos de pueblo estadounidenses acribillando zombies mientras toman café y el absurdo (para los personajes, no para la película) enfrentamiento final entre los protagonistas y los saqueadores me llevan a pensar lo segundo.

El sábado, tuvimos nada menos que tres charlas. La primera de ellas la llevó el periodista Jordi Costa, quien nos habló de los orígenes del cine de zombies y los significados que encierra. Los créditos iniciales de dos películas recientes del género, el remake de Dawn Of The Dead y la divertidísima Shaun Of The Dead, resultaron de lo más reveladoras. Dawn Of The Dead (Amanecer de los Muertos en español) usaba imágenes de recurso de conflictos y agitaciones reales que, descontextualizadas, daban la sensación de que el mundo se desmoronaba (y puede que así sea). Una de las primeras imágenes que aparecen al inicio de esta secuencia es la de una misa musulmana, expresando el terror y la psicosis de hoy en día que han venido como consecuencias del 11-S. En Shaun Of The Dead (en España tiene el horrible título de Zombies Party) vemos una serie de planos de personas que supuestamente están vivas, pero la televisión, la rutina, las modas y las nuevas tecnologías consiguen que no sean tan distintas a los muertos vivientes como cabría esperar.

Y precisamente esta similitud entre vivos y muertos fue el tema de la siguiente charla, impartida por el filósofo Jaime Cuenca Amigo. Pese a no ser ningún erudito, se documentó bastante bien sobre la psicología de un zombie, exponiendo argumentos demoledores que nos ponían a su misma condición. Según Cuenca, el único propósito de los zombies es consumir carne fresca. ¿Qué hacemos nosotros? Consumir de el mercado, cualquier cosa que sea novedosa, fresca, todo lo que podamos lo acaparamos como nuestro, a veces de forma compulsiva y sin pensar.

Para culminar y dar descanso al público después de tanta teoría, Gorka Arranz y yo, dos de los arquitectos del pasado Día del Orgullo Zombie, dimos una charla de carácter más informal sobre cómo organizamos aquel evento, reforzándola con videos e imágenes. Como apunte, señalamos que este año lo rebautizaremos como MZM (Marcha Zombie por Madrid) y que seguramente tendremos que trasladarlo al 16 de febrero debido a los carnavales.

En resumen, las jornadas fueron todo un éxito. Doy mi felicitación a María Mur Den por el resultado del evento y mi agradecimiento por habernos invitado. Asimismo, quiero dar las gracias también a la gente de Bilbao, muy amable y atenta con los visitantes y que no duda en ofrecer su ayuda sin que haga falta que se la pidan.

Estas jornadas han sido el principio de una serie de actividades que incluyen una zombie walk por Barakaldo, que se llevarán a cabo a lo largo del 2008. Intentaré acudir a todas.

jueves, diciembre 13, 2007

Especial Segundo Aniversario (presentado por Homer Simpson)


- Marge, ¿cuándo empieza a grabar esto?

- Ya está grabando.
- ¡Ouch...! Bueno, hola y todo eso. R.P. Sephiroth me ha invitado para que os hable de la actividad en su blog durante este año...
- Papá, te invitó el año pasado, pero al final lo hizo Flanders.
- ¡Calla Bart! Si ese presumido de Flanders puede hacer esto yo también. Bueno... ¿por dónde iba?
- El blog de Sephiroth.
- Ah, sí. En este blog han pasado muchas cosas. Lo primero ha sido lo de los tags. La actualización de Blogger ha permitido que se organicen un poco mejor los posts a través de tags. ¿Y qué sin los tags? Pues...
- ¿Sabes acaso lo que es un blog?
- ¿Un blog? ¡Claro que sé lo que es un blog, listilla. ¿Y tú, lo sabes?
- Homer, el video.
- ¿El video? ¿Qué video?
- El que estás grabando.
- Ah, claro. Como decía, en este blog han pasado muchas cosas. Han habido críticas de cine, reseñas, eventos, relatos cortos, y también declaraciones de principios, que ahora son más que el terrorismo verbal. Han habido visitantes nuevos y otros se han cambiado de nombre. En general este año no ha sido muy productivo, veremos si el año que viene se hacen cosas mejores. Ya está, ¿no?
- Lo del corto...
- Es verdad. Payne II. No dejen de ver Payne II. Recomienden a sus amigos y familiares Payne II. ¿Ya?

- No sé. Ha quedado un poco flojo.
- ¿Sí? Vaya. Bueno, pues les dejo con una actuación que les dedican mis amigos de Smashing Punpkins. Hacía tiempo que no los veía. ¿Sabéis que Billy intenta imitar mi look?


lunes, noviembre 26, 2007

Tienes que grabarlo todo, por tu puta madre


Una de las costumbres (o manías) que tengo como cinéfilo es la de procurar no saber nada de las películas que voy a ver. Evito ver los trailers y leer las sinopsis, lo único que necesito conocer de una película es su ficha técnica, el cartel y poco más.

En el caso de [REC],
la nueva creación de Jaume Balagueró y Paco Plaza, me he esforzado con especial intensidad en no desverlarme nada a mí mismo, aunque finalmente me pudo la curiosidad y acabé averiguando que era una película rodada con una videocámara imitando el estilo de los reportajes de España Directo, y que la historia trataba de una locutora y un operador de cámara que hacen un seguimiento del trabajo de una brigada de bomberos de Barcelona una noche como otra cualquiera, y que acompañan a dos agentes hasta un edificio en el que se encuentran con el horror en estado puro. No quise conocer la naturaleza de ese horror para que la película me sorprendiera, aunque viendo algunas imágenes publicadas en internet es fácil adivinar de qué va.

Desde que empezó lo duro hasta que terminó la película estuve clavado en el sofá conteniendo la respiración. También consiguió arrancarme un par de gritos de terror (ojo, no sobresaltos), cosa que no me había pasado desde que vi El Sexto Sentido con 16 años. Ver [REC] en el cine no es sólo un espectáculo, es una experiencia sin igual.

La proyección empezó sin más, sin trailers, sin el letrero de "si estás viendo que alguien piratea avísalo", sin el logo de Filmax ni el de RTVE. Empezó como si de una cinta en bruto se tratara, con algunas tomas falsas de Manuela Velasco intentando presentar el reportaje sobre la brigada de bomberos barceloneses. Desde el principio destaca la naturalidad del reparto, tanto de los hombres uniformados como de Velasco, quien nos demuestra de que además de guapa es una excelente actriz. Cuando llegan al bloque de vecinos, los residentes y la pareja de agentes de policía hacen un trabajo igual de convincente, parecen una comunidad de lo más real. Sabes que todo es ficción cinematográfica, pero te va entrando poco a poco y te sumerge sin darte cuenta (es la magia de la televisión). Cuando empieza lo duro sabes perféctamente lo que va a pasar antes de que ocurra, pero aún así cuando lo hace no puedes evitar sentir un escalofrío que te hace clavar las uñas en los brazos de la butaca. Los rápidos movimientos de la cámara al hombro contribuyen a crear un clima de tensión y claustrofobia que sólo decae durante unos minutos para dar un respiro al espectador, y que luego continúa sin piedad alguna.

Me hizo gracia que al principio la gente del público protestaba por el formato de la película, y que al final reconocieran que estaban igual o más acojonados que si tuviera una realización convencional. Y es que [REC] ofrece muchísimo más que sus antecesoras más exitosas como El Proyecto de la Bruja de Blair y esa abominación birazza que fue Holocausto Caníbal, la cual abrió el género del cine pseudo-documental. [REC] lo que pretende no es mostrar una situación terrorífica o desagradable, sino hacer que la vivamos, y lo consigue.

Únicamente puedo reprocharle algunos toques demasiado cinematográficos que en ocasiones te hacen volver al mundo real y recordar que sólo es una película, así como homenajes en la parte final a un clásico del terror de los 80, cuyo título no puedo mencionar para no desvelaros parte de la trama. Pese a todo y como ya he dicho, es toda una experiencia verla en el cine rodeado de gente gritando y abandonando la sala a toda prisa.

Nos encontramos ante la que posíblemente sea la mejor película de terror española de esta década. A su lado
El Proyecto de la Bruja de Blair te parecerá una película de sábado por la tarde.


domingo, noviembre 25, 2007

Evento Blog España 2007

Esta noche tenía dos opciones: escribir una crítica de [REC], la cual acabo de ver y me ha dejado sin aliento, o escribir sobre el Evento Blog España 2007 al que he acudido este fin de semana. Y como mi salud me aconseja dormir por las noches, he elegido la segunda opción y así olvidarme un poco de la película (no es que sea mala, es que es demasiado buena).

Mi colega Luis Rull y sus socios Benito Castro y J.L. Atúnez se han superado en esta segunda edición del EBE. Interesantes charlas y mesas de diálogos de figuras blogueras conocidas como Juan Ruiz Gauna, La Chica de la Tele, Biz Stone, Gisela Pulido y las estrellas de la televisión Javier Capitán y Andreu Buenafuente, por poner algunos ejemplos. Lo cierto es que a este último, con todos mis respetos, no termino de considerarlo bloguero, pues su blog no admite comentarios de los lectores (cosa que por otra parte entiendo, tiene que ser amargante recibir 200 comentarios de trolls todos los días), lo cual hace que no pueda interactuar con ellos y que por tanto no se de esa reciprocidad que caracteriza a los miembros de la globosfera.

Poco puedo decir sobre este evento que no haya publicado ya mi colega Vivas en su blog, así que os pondré los links a sus dos posts correspondientes (no es por no escribir, que si hay que hacerlo se hace, pero si ya está hecho...):

- Viernes 23 de noviembre

- Sábado 24 de noviembre


Respecto a hoy, él apenas pudo acudir, así que le tomo yo el relevo sobre el domingo 25.

Después de la Beers & Blogs Nacional II, me econtraba bastante resacoso, así que no acudí a la Mesa Second Life, y a la Mesa Práctica de Diego Lafuente sobre cómo optimizar tu blog llegué al final (lástima, me hubiera venido bien). Así que no me queda otro remedio que hablaros de la charla de David Bravo, un tio que los tiene bien puestos.


En tono irónico, este abogado especializado en los asuntos de propiedad intelectual nos expuso las trabas, los chanchullos y la falsa moral de asociaciones como la SGAE. Me resultó realmente impactante el caso que nos contó sobre una organización estadounidense gestora de derechos de autor que chantajeó por
2000 dólares (los ahorros para la universidad) a una niña de 12 años que se descargaba canciones de la red, alegando que si no accedía la llevarían a juicio. Su objetivo era el de mostrar un castigo ejemplar para algo que ni siquiera es ilegal, recordemos que para que lo sea debe estar por medio el ánimo de lucro.

Después de llevarme un rato escuchándolo caí en la cuenta de que ya conocía a David Bravo, lo vi en un debate de Canal Sur sobre la piratería al que asistí como espectador. El tio supo mantener el tipo ante el representante de la SGAE, al que acabó por dejar sin argumentos. Es un hombre de recursos, además de bien formado en leyes, siempre sabe cómo responder a los ataques verbales. Sin duda, si algún día tuviera algún pleito sobre derechos de autor lo contrataría como abogado.

Y bueno, ahora toca irme a la cama, que ya es hora, aunque no sé si me servirá de mucho. Os dejo con una foto mía montado sobre un segway.

jueves, noviembre 22, 2007

Josue Yrion dice: los "nintendos" son malos

¿Os acordáis del juego de Simon dice? ¿No? Normal, a eso sólo se juega en Estados Unidos en los viajes largos en coche, aquí en España lo que tenemos es el veo veo. El Simon dice consiste en que uno, el que hace de Simon, la queda y los demás hacen lo que él dice, gilipolleces como "Simon dice: meteos el dedo en la nariz" o "Simon dice: guiñad un ojo".

Pues bien, aquí tenemos un juego muy parecido: el Josue Yrion dice. Consiste en que este tío dice algo y nosotros nos lo creemos sin más. Hagamos una prueba durante 10 minutos.



Vaya, yo he perdido, no me he creído nada de lo que ha dicho. ¿Y vosotros? Como he perdido, supongo que ahora me tocará quedarla a mí. Pero ya puestos vamos a cambiar las reglas. Ahora el juego se llamará R.P. Sephiroth dice. y no consistirá en que yo os suelte un rollo y vosotros os lo traguéis, sino en que os cuento mi opinión y si queréis aportar la vuestra insertáis un comentario en este post.

Josue Yrion por lo visto es un predicador que intenta salvarnos para que el mal no entre en nuestra casa. Pero joder, si según este hombre el mal está en todas partes: en los "nintendos", en las películas de Disney (el muy huevazos no es capaz de distinguirla de Miramax, que es una afiliada suya y produce películas para adultos como Pulp Fiction o El Cuervo), en la homosexualidad, en el desayuno...

Del discurso que acabamos de oír podemos sacar varios puntos importantes:

- Las videoconsolas se llaman "nintendos".
- Existen dos clases de epilepsia: la física y la espiritual. Evidéntemente en Japón han desarrollado la tecnología para endemoniar las almas y arrastrarlas al Infierno.
- "Cartoons" en inglés significa "nintendos" y no "dibujos animados". Por lo que los ataques epilépticos de 1997 no fueron causados por la serie de dibujos de PoKéMoN, sino por los videojuegos.
- Dios consintió que 700 niños sufrieran ataques de epilepsia para poder demostrar que los "nintendos" son malos.
- "Resident Evil" no significa "Mal Residente", sino "El mal está dentro de ti".
- Si un "nintendo" tiene temática de terror, ten por seguro que tu alma será poseída por el Diablo. Si tiene temática apocalíptica, es que eso va a ocurrir de verdad. Así que ándate con ojo, brother.
- El problema de la violencia en las aulas no es culpa de la la desmotivación de los alumnos ni de la poca atención que reciben de sus padres, es culpa de los "nintendos".
- Cuando la gente juega con los "nintendos", entra en un estado de enajenación mental y comete asesinatos.
- "So, how's Hell?" a partir de ahora significa "Cómo entrar en el Infierno" y no "Entonces, ¿cómo es el Infierno?".
- Josue Yrion no ha jugado a un puto videojuego en su vida.

R.P. Sephiroth dice: ¿Cómo vas a creer esto? ¡No seas estúpido!

¿Os habéis fijado en su forma de hablar? Coño, es él quien está endemoniado, es él quien intenta corromper las almas. ¿Cómo será este hombre en sus ratos libres? ¿Seguirá igual de encabronado? Es absurdo que intenten demonizar cosas como los videojuegos y que no critiquen las guerras, la violencia doméstica, la destrucción de los ecosistemas, el tráfico de órganos, la esclavitud... Ahí es donde está el mal, no en los videojuegos. Simplemente no les interesa que existan fórmulas para el ocio que se alejen de los valores cristianos.

Bueno Josue, relájate, que vivirás más. Y no te preocupes, que yo nunca he sido de Nintendo, así que estoy a salvo. Yo empecé con una Mega Drive.

Por cierto, vaya pinta demoníaca que tienen Sonic y Tails.

sábado, noviembre 17, 2007

Recordemos

Tanto la extrema derecha como la extrema izquierda están dando guerra en España. Y digo yo: hay que ser muy burro para defender una ideología que se hace llamar extrema.

¿Qué queréis, que se repita toda ese sufrimiento y toda esa miseria? La idea de iniciar una nueva guerra civil es algo que llena de alegría a algunos miembros de ambos bandos, pero pensad por un sólo instante lo que supondría volver a realizar semejante masacre de vidas humanas. Y todo porque no sois capaces de aceptar que haya otras formas de dirigir el país que no sean la vuestra.

Pues os digo una cosa: si van a volver por ese camino un servidor se marcha, y que se coman su puta guerra con pan. No me malinterpretéis, no soy un cobarde. Si fuera otro país el que nos atacara yo sería el primero en coger un fusil para defender a los míos, pero en una guerra hermano contra hermano me da verdadera vergüenza participar, sobre todo teniendo referentes del pasado que algunos se han empeñado en que olvidemos y otros han intentado utilizar para mantener encendida la llama del odio. ¿Vamos a hacerle caso a esos cerdos o vamos a usar la cabeza?

Alguien me dijo una vez que eso de perdonar y no olvidar es un acto hipócrita, pues si no olvidas siempre lo tendrás en cuenta, y por tanto no habrás terminado de perdonar, siempre quedará algo. Sin embargo, en este caso lo considero algo necesario, pues si olvidamos corremos el riesgo de tener que volver a perdonar cosas horribles.

lunes, noviembre 05, 2007

Killing Twice: Julián Lara is back

El pasado sábado asistí en el Festival de Cine Europeo de Sevilla al pase exclusivo de Killing Twice: A Deadhunter Chronicle, la nueva película de Julián Lara. El propio realizador presentó su obra junto con el actor conocido como Calamator, declarando que "la película va a ser algo totalmente distinto a lo que vais a ver en el festival". Al evento acudieron también miembros del equipo de rodaje.

Como si de Grindhouse se tratara, la proyección incorporaba imperfecciones visuales, aunque al ser digital éstas venían en forma de drops y defectos de compresión, enfatizando la ya latente sensación de casposidad. Pero no es algo que se deba reprochar, uno debe saber de antemano qué va a contemplar durante una hora y media corta. Y lo que he encontrado ha sido una película que, sin llegar al aprobado, supone una mejora más que notable frente a su predecesora Deadhunter: Sevillan Zombies. Si ésta era una sucesión de escenas de acción y gags sin un sentido determinado, Killing Twice presenta una historia mejor construida y personajes más profundizados (dentro de lo que cabe esperar, por supuesto). Esta mejora puede deberse a la colaboración en el guión de Álvaro Plaza y Jesús Gallardo, tres cerebros mejor que uno. El apartado técnico tampoco se queda atrás; esta vez Lara ha cuidado un poco mejor la composición de los planos y ha procurado evitar la mareante cámara al hombro que caracterizaba a la primera entrega y le daba ese toque de película de aficionado.

Evidentemente, todo esto no quiere decir que nos encontremos ante una buena película. Está rodada en video digital, lo cual hace que la textura de la imagen deje mucho que desear. La interpretación de los actores y el texto que recitan siguen siendo el punto flojo del asunto. Ni siquiera se salva la breve intervención del humorista Pepe da Rosa, y por supuesto del rapero Haze ni hablemos. Tenemos también a una estrella femenina cuyos atributos se miden más bien por su talla de sujetador, y que ya aparece desnuda en el trailer como principal reclamo para los aficionados a la casquería y el sexo gratuito. Vale que la chica está muy bien desarrollada, pero tampoco es para repetir 18 veces el plano del monstruo sobándole las tetas.

El nivel de gore no destaca, pero también supone una mejora frente a la anterior película, ofreciéndonos un par de escenas bien bizarras. En la banda sonora ha colaborado una buena lista de grupos andaluzes, entre ellos el ya mencionado Haze, que interpreta el tema que escucharéis en el trailer. En lo que se refiere a contactos, desde luego Lulián Lara es un ejemplo a seguir para futuros directores.

En resumen, es una película sin muchas pretenciones. Humor, acción, sangre, traiciones, monstruos infernales y tías desnudas. Como ya he dicho, uno tiene que saber de antemano lo que va a ver. Si esperáis una gran película de bajo presupuesto de la talla de Zombie (Dawn Of The Dead) os estáis equivocando. Pero al fin y al cabo, entretiene y no resulta excesívamente dolorosa para el cerebro. Cosas peores se han visto, véase Basket Case 3 y la mayoría de las producciones de Troma Films (cuyo directivo, Lloyd Kaufman, apareció en Deadhunter); por poner un pequeño ejemplo, El Vengador Tóxico 2, Sgt. Kabukiman y sobre todo la soporífera Zombies Paletos.

Santiago Segura dijo respecto al mediometraje Evil Night "anguanté verla hasta el final", puedo decir lo mismo de Killing Twice.

jueves, octubre 18, 2007

El Horror

Da igual qué conflicto fuera, la guerra es puta en todas partes. Un pelotón había formado un pequeño perímetro de seguridad, donde aguardaban instrucciones para el ataque. Había caido la noche y los mandos no daban señales de vida. El recluta dormilón no conseguira conciliar el sueño. Podía soportar explosiones, disparos, incluso gritos humanos, lo que no le dejaba dormir era la incertidumbre.

Escuchó algo que se arrastraba dentro del perímetro. El enemigo había conseguido infiltrarse. Se volvió léntamente y vio que a tres metros de él había una figura tapada por un manto de camuflaje. Era demasiado abultada, tal vez fueran dos hombres. Le estaban apuntando con un fusil, y pese a que sabían que estaban siendo vistos, no disparaban. El recluta dormilón permanecía tumbado completamente inmóvil. Percibía algo bajo aquel manto de camuflaje y tras aquel fusil que despertó su compasión. Percibía el miedo.

El recluta despistado, que se había percatado de la situación, se levantó siglosamente y se colocó justo encima de aquellos enemigos. Les apuntó con su fusil y apretó el gatillo, pero el arma se había encasquillado. Justo en ese momento sus compañeros empezaron a dispara a un convoy enemigo que se aproximaba con rapidez. Al no saber qué hacer con los enemigos que tenía debajo, el recluta despistado optó por pisotearles con todas sus fuerzas para neutralizarlos. No era un mal hombre, símplemente tenía miedo. Algún día, cuando descubriera lo que había hecho, intentaría quitarse la vida.

Pese a estar tumbado, una bala alcanzó al recluta durmiente. Éste, acostumbrado a ignorar el estruendo de los disparos y el silvido de las balas, pudo eschuar llantos de niños bajo el manto de camuflaje. Intentó gritarle a su compañero que dejara de pisotearlos con sus enormes botas, pero el recluta despistado no podía oirle. El llanto de los niños se apagó.

El convoy había alcanzado al pelotón, así que se replegaron. No vieron al recluta dormilón o no quisieron verlo, y se quedó allí tumbado, indefenso. Unos veinte hombres bajaron de los camiones e inspeccionaron la zona. Levantaron el manto de camuflaje y encontraron a dos chicos, no tendrían más de doce años. Uno de ellos tenía la espalda y varias costillas rotas, nunca volvería a andar si es que lograba sobrevivir aquella noche. El otro estaba muerto. Eran unos críos.

El recluta dormilón rompió a llorar. Él también estaba herido, pero no esperaba recibir atención sanitaria. Un coronel enemigo se inclinó hacia él y le habó en su idioma.

- Esos chicos llevaban un telegrama que iba dirigido a mí. Lo leyeron y decidieron intervenir. Querían ser héroes.
- ¡Dios! - el recluta dormilón no podía dejar de llorar al tiempo que vomitaba. Era algo que le superaba, un sentimiento de descenso absoluto. Bajó la cabeza.
- ¡Eh! Míralos. Míra lo que les habéis hecho.
- Iban tapados. No sabíamos que eran unos crios. Les oí gritar pero no pude impedir que...
- Les oiste gritar pero te quedaste ahí tumbado.
- Estoy herido.
- Pudiste disparar a tu compañero en una pierna. Les habrías evitado mucho más sufrimiento del que le hubieras provocado a él.

Sabía que aquel cabrón decía la verdad. Aunque estaba herido, había podido hacer muchas cosas para impedir un acto tan salvaje. El miedo y la desesperación le habían impedido pensar con claridad. El coronel enemigo dio la orden a uno de sus hombres. Éste apuntó al recluta dormilón con su fusil.

- Dios. ¿Cómo íbamos a saber que unos crios se habían metido en esta guerra? ¿Cómo íbamos a saberlo?

domingo, octubre 07, 2007

Conspiración contra las vaquitas

Primero nos propusimos enviudarlas a todas, después que si los alienígenas las abducen, luego nos dio por pintarlas de morado y finalmente acabaron volviéndose locas. ¿Qué tenéis en contra de las vacas, esos apacigues animalitos? Ahora están volviendo a arremeter con ella. Andan diciendo que los pedos que se tiran las vacas tienen una alta composición de metano, lo cual es nocivo para la capa de ozono. Y mirad que yo estoy a favor de conservar nuestra preciada capa de ozono, pero... ¿qué le hacemos? Que yo sepa, durante toda la vida de Dios los animales, incluso nosotros (ya lo mencionamos en el artículo sobre ese gran arte), se han tirado pedos. ¿Realmente es tan alarmante la situación? ¿Cuál es la solución, ponerles un tapón en el culo para que no se pedan más o diréctamente exterminarlas a todas?

Para colmo, llevo algún tiempo escuchando el más absurdo de los rumores científicos. Atención a esto, porque es buenísimo. Por lo visto, ahora resulta que beber leche de vaca es malo, porque las vacas hace relativamente poco tiempo que han sido domesticadas y aún tienen fisionomía de animales salvajes. El estómago humano aún no está preparado para digerir su leche. Anda, pues yo debo ser sobrehumano o algo así, porque desayuno un tazón de cereales con leche todas las mañanas y no me pasa nada. Es increíble las tonterías que pueden llegar a decir las empresas de refrescos para que los niños dejen de tomas cosas sanas. O sea, ¿somos capaces de digerir comida mexicana pero la leche no es buena para nuestro estómago? A un amigo mío que estudia medicina le he preguntado que si es cierta esa teoría de la evolución de las vacas y me ha dicho que es una verdadera gilipollez.

Pues eso, no privéis a vuestros niños de la leche, que como dicen en Saber Vivir, es el mejor refresco que se les puede dar.


lunes, octubre 01, 2007

Hipocresía

Si bien la situación en Birmania es indignante, en el resto del mundo lo es aún más. Cientos de seres humanos están siendo asesinadas por un gobierno de mierda que no es capaz de asumir que alguien le lleve la contraria. ¿Qué hace la ONU? Nada. Birmania exporta petróleo y gas a Rusia y China, así que no les interesa intervenir para frenar esta matanza, alegando que se trata de un asunto interno y no pone en peligro la paz mundial. Hipócritas asquerosos, os limpiáis las manos manchadas de sangre con gasolina. Si yo, un español, le metiera un fusil por el culo a Than Shwe, entonces sí sería un problema internacional, ¿verdad?

Ni fascista, ni comunista, ni militar. ¡Abajo todas las dictaduras! ¡TODAS! ¡Absolútamente todas!

Si una civilización alienígena descubriera la Tierra nos aniquilaría no para expandir su imperio, sino por el bien del resto de la galaxia. Somos repugnantes, y pese a nuestros avances tecnológicos, somos jodídamente primitivos.

lunes, septiembre 24, 2007

El Gran Desafío (parte 6)

27min para la erupción

Llegamos a un lugar seguro. Sabía que no debía, pero estaba tan alterado que me puse a gritar como un loco.

- ¡Maldita sea! ¡Maldita sea! Esos cabrones sabían dónde estábamos. Hay alguien que le está soplando información al alcaide y los caníbales lo están recibiendo con los ordenadores. Joder, tenemos un infiltrado y Sujumi ha pagado el pato.

- Eh, tranquilízate – dijo Norman intentando apaciguarme -. No hay ningún infiltrado. Si lo hubiera lo sabría.

- Venga ya. Tampoco sabías lo de la trampa del alcaide – me detuve un instante a reflexionar -. Un momento, eres tú, cabrón. Te han metido aquí para que muramos todos. Has sido tú quien ha delatado nuestra posición tirando el chaleco al suelo.

- En esta isla corro el mismo peligro que vosotros. No estoy aquí por voluntad propia. El jersey lo tiré porque me estaba asfixiando, las temperaturas aquí son muy distintas a las del hemisferio norte.

Oí la voz de Eveline a mi espalda.

- No voy a permitir que ninguno de vosotros se quede con mi libertad condicional. – Nos volvimos y la vimos sosteniendo una lanza con expresión amenazadora. Al ver mi cara de asombro continuó - ¿Qué creíais, que era la típica chica desvalida? “Jesús, protégeme de este violador”. Habéis picado todos.

- Estás hecha una verdadera zorra – le dije.

- Sí. Durante dos meses he sido la zorra del alcaide a cambio de su promesa de que saldría de aquí con vida. Me lo he ganado.

La miré fijamente a los ojos. No porque me hubieran herido sus palabras, sino para hacerle creer que era así, para distraerla. Al mismo tiempo, Simon se acercaba lentamente hacia ella por su espalda. No era estúpida y se dio cuenta, pero no fue lo suficientemente rápida. Simon la tiró al suelo de un empujón y le quitó la lanza. Después echamos a correr y la dejamos sola. Tuvimos suerte de tomar esa decisión, pues si nos hubiéramos quedado a matarla los caníbales que en ese momento se aproximaban hacia nosotros nos hubieran hecho picadillo. Corrimos hasta quedarnos sin aliento. Entonces oímos un chapoteo de agua. Avanzamos un poco más y vimos dos canoas atadas en el río, junto a una pequeña cascada.

9min para la erupción

Tras lavarnos e inflarnos a beber agua nos montamos en una de las canoas y comenzamos a remar. Los caníbales nos descubrieron. Nos lanzaron fallidamente unas cuantas lanzas. Cuatro o cinco de ellos se montaron en la canoa que quedaba y nos siguieron río abajo. Llegamos a la desembocadura del río y vimos sobre la playa el mismo helicóptero que había arrojado a Norman, se disponía a recoger a Eveline, que intentaba alcanzarlo dando saltos. Cuando consiguió montarse cogí el portátil y programé el satélite para que derribara el helicóptero. Una bola de fuego como la que desintegró a Billy Boom produjo una tremenda explosión. La isla empezó a temblar y vi una espesa nube negra en la cima de la isla.

Erupción inminente

La lava emepezó a emerger del cráter abrasando todo lo que alcanzaba. La imagen era dantesca. El río rojo bajaba por la ladera atravesando la selva, y pronto alcanzaría el mar. Teníamos que alejarnos de allí lo antes posible o nos coceríamos vivos.

Norman y Simón remaban como locos, mientras los caníbales nos pisaban los talones. La operación que realicé para destruir el helicóptero había devuelto sin querer la conexión del satélite al alcaide, así que cuando éste recibió la imagen de las dos canoas alejándose de la isla disparó contra la primera que tenía a tiro. Todo se volvió negro.

De entre el humo de la explosión y el vapor que provocaba la lava salimos con la canoa remando asfixiados. Recuperé el control del satélite y cogí el remo de Simón, estaba agotado. Continuamos remando todo el día, bajo aquel sol infernal. Al anochecer dimos con tierra firme. Según el satélite estábamos en algún punto del Congo. Nos bajamos en una zona con mucha vegetación. Entre la maleza pude ver a un puñado de negros en taparrabos que nos observaban. Yo ya me resignaba a morir, no tenía fuerzas para seguir luchando.

Afortunadamente aquella tribu no tenía nada que ver con la de la isla. No querían atacarnos, sino socorrernos. Les incomodaban las pinturas de Simón, lo que me hizo suponer que conocían las malas costumbres de aquellos cabrones. Le dije que se las quitara. Pasamos la noche con aquella gente, eran de lo más enrollados. Incluso nos montaron una fiesta y todo para celebrar nuestra visita. Norman le ofreció su gabardina al jefe de la tribu a modo de agradecimiento. Nos dieron provisiones para que viajásemos a pie hasta Zaire, ya desde allí intentaríamos volver a casa como inmigrantes ilegales. Otra aventura nos esparaba.

THE END

domingo, septiembre 16, 2007

El Gran Desafío (parte 5)

1h:21min para la erupción

Cuando terminó de ponerse el taparrabos y el resto de los adornos que habíamos cogido, Bola Ocho salió de los matorrales. Empezaba a parecerse a uno de ellos, pero aún le faltaba algo: pintura. Por suerte Eveline era buena dibujante y consiguió imitar muy bien las pintadas faciales de la tribu, cogiendo de un cadáver con el dedo esa especie de polvo pastoso que se ponen y usando un segundo cuerpo como modelo. Después lo demás le pintamos el pecho, la espalada y las extremidades. Cuando acabamos con él daba miedo.

Antes de partir para el campamento se empeñó en contarnos qué debíamos hacer si no sobrevivía. Quería que llamáramos a sus compañeros del grupo de rock Atomic Drones y a su hermano pequeño, que quería ser astronauta. Nos confesó que su verdadero nombre era Simon McCronenberg. Al final le cortamos el rollo porque lo único que hacía era dar rodeos para no cumplir la misión. Le seguimos hasta las afueras del campamento y nos quedamos allí a esperarle ocultos tras una roca.

Al cabo de diez minutos regresó con un portátil. Coincidencias de la vida, era idéntico al que tenía cuando era un hombre libre.

- ¿Qué has estado haciendo? – preguntó Eveline.

- He visto visto los cuerpos de otros cinco. Dios, los han destripado. De algunos lo único que queda es el esqueleto.

54min para la reupción

Fuimos a un lugar seguro y allí procedimos con la operación. Coloqué el ordenador sobre un tronco caído y Norman le enchufó el pen drive. Era un programa bastante bueno, apenas tuve que dar rodeos para hacerme con el control del satélite. Corté toda comunicación con la isla, en teoría ya podíamos huir. Ahora el problema era cómo hacerlo.

- Podemos robar una embarcación – sugirió Norman.

- ¿También hay barcos en esta isla? – preguntó Sujumi extrañado. La cosa empezaba a ser sospechosa.

- No exactamente. Esta tribu no brotó de la isla sin más, vinieron hasta aquí en embarcaciones. Tengo entendido que conservan al menos dos de ellas.

- ¿Qué tipo de embarcaciones? – pregunté.

- Canoas.

El plan ahora era volver al campamento por una parte que daba a la desembocadura de un pequeño río, allí estaban amarradas las canoas. Simon seguía disfrazado, así que si nos pillaban podía fingir que los demás éramos sus prisioneros. Atravesamos la vegetación y, a la mitad del camino, Sujumi se detuvo en seco.

- Silencio – dijo en voz baja -. Creo que he oído algo. – Nos quedamos inmóviles. Oímos el crujir de una rama pero antes de que pudiéramos reaccionar empezaron a surgir caníbales de todas partes. Acribillaron a Sujumi con sus lanzas. Intentamos defenderle pero eran demasiados. En un último esfuerzo nos gritó:

- ¡Salid de aquí! - No pudimos hacer otra cosa que hacerle caso. Por el camino Norman se quitó la gabardina y el jersey, tirando éste al suelo. Se quedó en camiseta. Yo corría con el ordenador en las manos intentando ignorara el dolor de la herida del día anterior.

CONTINUARÁ...

domingo, septiembre 09, 2007

El Gran Desafío (parte 4)

Fue entonces cuando Billy se desesperó. Se metió corriendo en el agua y empezó a nadar, pero antes de que pudiera dar dos brazadas una bola de fuego cayó del cielo dejando una estela que iluminó toda la playa, y borró del mapa a nuestro compañero. Nos quedamos de piedra al ver trozos del fornido cuerpo de Billy volando por los aires, pero tuvimos que reaccionar y largarnos de allí. Por suerte para nosotros aquel destello había dejado pasmados también a los caníbales, así que no nos costó mucho despistarlos. Nos establecimos en un sitio que consideramos seguro. Bola Ocho se puso histérico.

- ¿Qué coño ha sido eso? Joder, creía que íbamos a morir todos.

- Eso han dicho en el mensaje – agregó Eveline.

- Han estado jugando con nosotros desde el principio –dije yo -. Fuimos estúpidos al pensar que nos darían la libertad condicional.

- Sólo un milagro nos puede sacar de aquí. – El comentario de Bola Ocho me levantó la moral.

- Eso déjamelo a mí. – Le contesté. En ese preciso momento oímos un helicóptero, pero no era ningún milagro. El helicóptero descendió hasta la playa y, sin aterrizar, arrojó un cuerpo sobre la arena. Después se marchó a toda prisa y desapareció en el horizonte. El cuerpo se levantó y se sacudió la arena, corrimos hasta él para ver de quién se trataba. Era un hombre joven, más o menos de mi edad. Llevaba gafas, pantalones vaqueros, un jersey marrón y una gabardina negra.

- ¿Te manda el alcaide? – Pregunté.

- Sí y no. No estoy aquí para participar en el juego, sino para morir. Siento lo de vuestro amigo, Billy. No creí que fuera a reaccionar así.

- ¿Quién eres?

- Soy Norman Bender. Fui yo quien os escribió los mensajes. Quería avisaros.

- ¿Avisarnos?

- Veréis, soy programador informático. Empecé a trabajar en esto porque no encontraba nada mejor y creía que todo se haría según las reglas, pero las reglas han cambiando. Todo esto ni siquiera se está emitiendo por televisión, era un engaño para que aceptarais creyendo que os esperaría una vida de libertad y fama. El alcaide sabe que el volcán de esta isla va a estallar dentro de poco, así que os quiere usar para probar su satélite con blancos humano en movimiento cuando intentéis escapar de la lava. Cuando lo descubrí intenté ayudaros, así que por eso me han traído aquí.

- Dios mío. ¿Cuánto tiempo queda para que eso ocurra? – preguntó Eveline.

- Unas dos horas.

- ¡Joder! –exclamó Bola Ocho - ¿Qué vamos a hacer?

- No os preocupéis, no fui estúpido y me cubrí las espaldas por si pasaba esto. Preparé un programa para tomar el control del satélite y lo guardé en un pen drive, así que lo desactivaremos antes de que el volcán explote y así podremos salir.

- Me parece una idea cojonuda – dije en un tono bastante irónico –, pero, ¿no crees que para hacer eso necesitamos un ordenador?

- Sí. Hay ordenadores en esta isla. Para organizar esto el alcaide mandó a un puñado de sus hombres para que colocaran cámaras de vigilancia por toda la isla. El problema es que aquellos hombres no fueron bien recibidos por la tribu y los descuartizaron. Los portátiles que llevaban estarán en su poder, si no los han destruido.

No teníamos alternativa, teníamos que infiltrarnos en el campamento y conseguir algún ordenador. Ir todos juntos era demasiado arriesgado, pero a Norman se le ocurrió una idea: disfrazar a Bola Ocho. A él no le hizo mucha gracia, pero acabó aceptando cuando le recordamos lo que pasaría si nos quedamos de brazos cruzados.

CONTINUARÁ...

miércoles, septiembre 05, 2007

El Gran Desafío (parte 3)

Cuando llegamos a la playa lo vimos allí inmóvil, mirando al horizonte. Me acerqué hacia él con cautela en un último intento para convencerle. No dejaba de mirar al frente.

- Recuerda lo que nos dijeron. Si intentamos huir nos harán picadillo. Tenemos que quedarnos aquí. Si resistimos los ataques de lo caníbales en tiempo suficiente lograremos acojonarles y se les quitarán las ganas de seguir molestándonos. – Billy empezó a reirse.

- Acuérdate también de que si matas a uno los demás irán a por ti hasta el final. No podemos ganar.

- Si te quedas tienes la oportunidad de esconderte. Si echas a nadar te matarán seguro. – Cuando le dije esto me devolvió la mirada.

- Está bien, me quedaré un rato más. Sólo tengo el veinte por ciento de posibilidades de salir con vida de esta condenada isla, así que supongo que tienes razón, sería una estupidez desaprovecharlas.

Por primera vez empezábamos a entendernos. Por desgracia, con tanto grito habíamos vuelto a atraer a esos cabrones. Bola Ocho nos avisó y echamos a correr de vuelta a la selva, pero eran demasiados y muy buenos rastreadores. Nos ocultamos y permanecimos en silencio un instante. De pronto surgió un cara pintada y avisó a los demás. Empezaron a salir de todas partes y les combatimos como pudimos. Conseguimos acabar con todos. Resultaron ser sólo siete, pero parecían quince por lo menos. Uno de ellos me hirió en el costado, sangraba un poco peor no era tan grave como aparentaba. Eveline y Bola Ocho me ayudaron incorporándome en el suelo con la espalda apoyada sobre un tronco. Me vendaron la herida con un el brazo de la camisa de mi uniforme azul. Me arranqué el otro brazo de la camisa y me lo puse doblado en la parte de la herida para que absorbiera mejor la sangre. No era grave, pero dolía. Mientras, Billy Boom y Sujumi permanecían alerta. Eran los dos mejores fichajes para una situación así

Pronto cayó la noche y decidimos descansar en aquel lugar. Tuvimos un rato de tranquilidad y me puse a pensar que si salía vivo de allí sería a costa de las vidas de los demás. En fin, no es que sea muy sociable, pero empezaba a sentir simpatía por el grupo. Por Sujumi, por Bola Ocho, e incluso por el bestia de Billy. Y en cuanto a Eveline, sí, me atraía bastante. Parecía una aventurera.

Me pareció oir algo arrastrándose hacia mí. Me acojoné y agarré con fuerza mi lanza. Cuando se acercó lo suficiente descubrí que era ella.

- ¿Cómo te encuentras? - Preguntó.

- Sobreviviré. Eso espero. – Nos quedamos mirando fijamente. Sabía perfectamente a lo que me estaba refiriendo. Finalmente ella rompió el silencio.

- Quería darte las gracias por librarme de ese cabrón.

- Bueno, es un desequilibrado, pero puede sernos útil. A lo mejor matando caníbales se le pasa el ansia que tiene por clavártela a ti. – Se acercó a mí y me besó. Me dejó un poco extrañado.

- ¿Qué haces?

- Tal vez muramos mañana mismo. ¿No te gustaría hacerlo por última vez?

Hombre, pues la verdad es que el último polvo que había echado fue virtual, así que no desaproveché la oferta de Eveline. Además lo hicimos en mi postura favorita: me tumbé en el suelo y dejé que ella se moviera. Estaba herido y no me podía menear mucho. Tuvimos que hacerlo en siencio, no queríamos despertar a los demás, eso nos preocupaba incluso más que atraer a aquellos negros encabronados en tanga. Cuando terminamos ella volvió a su posición. Me quedé tan a gusto que enseguida dormí la mona.

28-01-2013

Faltaba poco para que amaneciera cuando me despertaron unos extraños cánticos y tambores. Escuché también gritos de agonía; por lo visto el terrorista pakistaní no estaba muerto cuando se lo llevaron. Después empecé a oír pasos. Los demás ya estaban despiertos. Me ayudaron a levantarme y formamos un círculo espalda contra espalda, apuntando con las lanzas al frente.

Comenzaron a surgir caníbales de aquí y de allá. Al principio nos las apañábamos bien, pero cuando vieron los cadáveres amontonados de los otros siete que habíamos matando antes estallaron en cólera. Echamos a correr y salimos a la playa. Desde allí pudimos ver un mensaje proyectado con lásers desde el satélite sobre la luna llena: <<No habrá salvación para nadie>>. Seguido de éste apareció otro: <<Vais a morir todos>>.

lunes, septiembre 03, 2007

El Gran Desafío (parte 2)

Cuando encontramos un lugar que creímos seguro nos detuvimos para descansar.

- Creo que deberíamos separarnos – dijo Bola Ocho -. Si seguimos juntos daremos demasiado el cante.

- ¿Separarnos? Eso después de que me haya tirado a este chochito – replicó Billy mientras avanzaba hacia Eveline -. Estaba empezando a asustarla, así que tuve que intervenir, no nos convenía una escenita con todos esos desgraciados siguiéndonos el rastro.

- Oye, no estamos aquí para eso. Tenemos que… - me cogió por el cuello y me puso contra el tronco de un árbol. Menuda mole.

- No me digas lo que he de hacer o te partiré el pescuezo como a una puta gallina – dijo mientras me echaba su aliento de bilis a la cara. Bola Ocho estaba sentado sobre la raíz de otro árbol abriendo el envoltorio de un chicle que habría conseguido por contrabando. Sintió algo mojado en la nuca y protestó creyendo que el asesino inglés que estaba a su espalda le había escupido, pero al tocarse descubrió que no era saliva lo que le había caído, sino sangre. Una lanza sujeta por las firmes manos de uno caníbal atravesaba el pecho del inglés, el cual tenía convulsiones mientras permanecía ahí de pie intentando gritar. Sujumi le arreó tres patadas al cara pintada y le quitó la lanza. Mientras, los demás vigilábamos que no vinieran más. El japo le clavó la lanza y el cabrón del caníbal soltó un grito que se debió escuchar en toda la isla. Volvimos a correr como locos, esta vez cada uno en una dirección distinta.

Por encima de mi propio pulso pude oír cómo los caníbales estaban cada vez más cerca. Un terrorista pakistaní gritó y luego se calló repentinamente, sólo quedábamos cinco. Seguí corriendo y al cabo de un rato encontré a Bola Ocho tendido en el suelo boca abajo. Me acercaba a comprobar si seguía vivo cuando se volvió de repente y me atizó con una piedra, me había confundido con un maldito cara pintada. Me pidió disculpas (innecesarias, nunca le perdonaría el dolor de cabeza que me hizo pasar) y me contó que había visto a Sujumi enfrentarse a un grupo entero de esos cabrones con bastantes dificultades. Fuimos a echarle una mano pero nos lo encontramos recogiendo lanzas de las manos de ocho caníbales muertos, el muy jodido se los había fulminado a todos.

- Bien, si queréis seguir vivos lo mejor será que estemos juntos –dijo con su gracioso acento japonés.

- Tienes razón – agregó Bola Ocho -. ¿De quién coño fue la estúpida idea de separarnos, eh, Jesús?

- Tenemos que encontrara a los demás. ¿Dónde puede estar Billy Boom? – Supongo que al igual que los demás, Sujumi lo le tendría ninguna simpatía al violador, pero era un tipo bastante fuerte y convenía tenerlo cerca.

- Seguramente donde esté Eveline – dije con cierta preocupación -. Esperemos que no intente violarla, o delatarán su posición enseguida y serán la cena de estos cabrones.

Nos pusimos en camino. Sujumi se detuvo en seco y nos indicó que nos ocultáramos. Había un grupo de recolectores que llevaba los cadáveres al campamento. Los llevaban atados de pies y manos a un palo sujeto por un caníbal a cada extremo, como quien lleva un jabalí recién cazado. No iban armados, pero preferimos escondernos para dejar que sus huellas pudieran llevarnos en un futuro hasta su campamento. Cuando se alejaron lo suficiente seguimos con nuestra búsqueda. No tardamos mucho en encontrar a Billy Boom escondido tras unos arbustos, devorando a Eveline con la mirada. Me hice el gracioso y hablé bien alto para que ella se enterara.

- ¡Vaya! ¿Cómo te va, Billy? ¿Has matado a muchos de esos negros encabronados en tanga?

- ¡Vete a la mierda! – Lo había cabreado bien. Bola Ocho nos interrumpió.

- Oye, oye, oye. Sólo quedamos cinco, ¿vale? Podemos hacer dos cosas: traicionarnos unos a otros para ganar el concurso o bien formar una piña y luchar contra esos jodidos caras pintadas, echando a suerte quién sobrevivirá. – Hubo un momento de silencio.

- Quizá tenga razón – dijo Eveline.

- Sí, colega, es lo mejor que has dicho en todo el día –contesté. Miré a Eveline y me sonrió, pero en ese momento Billy nos cortó el rollo berreando:

- ¡Que os follen a todos, yo me largo de aquí! - Echó a correr hacia la playa. Los demás le seguimos para convencerle de que no intentara escapar, peor era inútil. Lo perdimos de vista.

CONTINUARÁ...

domingo, septiembre 02, 2007

El Gran Desafío (parte 1)

27-01-2013

Hacía un calor insoportable en aquél maldito helicóptero. Once personas estábamos allí, en el compartimento de carga, con la piel enrojecida y la cara embadurnada con ese sudor salado como el que brota de los poros cuando sales de una sauna o de una ducha muy caliente. Y eso por no hablar del olor a humanidad. No era una situación agradable.

Tres meses antes me encontraba ayudando a un colega a salir del coma. Era técnico de una clínica neural durante el día, y por la noche me transformaba en un pirata informático conocido como Jesucristo On-line. Me iba bastante bien, hasta que mi jefa insistió en ver las grabaciones de mis visitas virtuales a la mente de mi amigo; en ellas desvelaba mi identidad como hacker, de modo que la muy zorra decidió denunciarme para lavar la imagen de la empresa. Intenté convencerla de todas las maneras posibles: le ofrecí billetes para hacer viajes exóticos, sabotear la web que le diera la gana, archivos secretos de la INTERPOL, convertirme en su esclavo sexual… y nada. Registraron mi apartamento y no sé cuál de las cosas ilegales que tenía fue la que encontraron, que me condenaron a cadena perpetua. Después me trasladaron a una prisión internacional, y luego, como ya sabéis, está el viaje exótico en helicóptero, hacia una isla volcánica habitada por caníbales.

Todo formaba parte del sádico juego del alcaide. Un día me sacaron de mi celda y me llevaron a su despacho. El tio me habló como un vendedor de enciclopedias, me comunicó que, al igual que otras nueve personas, había tenido la “suerte” de ser seleccionado para el programa de El Gran Desafío, que me daría una oportunidad de librarme de la cadena perpetua. Consistía en abandonarnos a nuestra suerte en una pequeña isla habitada por no sé qué tribu, y observarnos a través de un puñado de cámaras ocultas y un satélite de vigilancia. El satélite también proyectaría mensajes sobre la Luna, por si hacíamos algo mal. Las reglas del juego eran que debíamos ir muriendo uno a uno, ofreciendo un buen espectáculo para los espectadores de una televisión de pago, hasta que quedase un solo superviviente, el cual sería rescatado por la isla y se le concedería la libertad condicional. Mis opciones eran esas o achicharrarme vivo intentando escapar de la prisión por las tuberías de vapor, así que decidí aceptar.

Mis compañeros de viaje eran de lo más entrañables. Billy Boom, un violador y asesino en serie, no podía dejar de vomitar. Entre arcada y arcada miraba a Eveline Rodríguez, atracadora de bancos. A Bola Ocho, el típico chico negro que habla por los codos, lo acusaban de doble asesinato, aunque él siempre lo había negado, y algo así le pasó también a Sujumi Metesaka Lee, un japonés con un nombre ridículo pero que era capaz de cargarse a cinco tíos de un golpe. A los demás no tuve ocasión de conocerlos mucho, y tampoco fue algo que me quitara el sueño. Había de todo: pirómanos, más asesinos y violadores, pederastas y, sobre todo, terroristas. Todo un circo apiñado en una habitación de seis metros cuadrados que no paraba de simbrearse. La verdad es que cuando entré en la prisión no me hizo mucha gracia, pero en ese momento me alegraba de que me hubieran afeitado la melena y la barba.

Entre el sonido de las élices y el de la garganta de Billy expulsando bilis como una manguera, James el de seguridad nos indicó que estábamos apunto de llegar a la isla. Le gustaba dárselas de superior, pero lo cierto es que era el perrito faldero del alcaide.

- Bien, muchachos, antes de despedirme para siempre de la gran mayoría de vosotros quería deciros un par de cosas. En primer lugar, si queréis, podéis intentar matar a esos putos salvajes, aunque personalmente no os lo aconsejo. Ellos tienen la creencia de que si le quitas la vida a alguien le robas su alma, y que la única forma de liberarla es vengando su muerte, así que si matáis a uno el resto no parará hasta que no estéis muertos. Lo segundo que quiero deciros es que no intiméis demasiado. Nada de compañerismo, nada de vínculos entre vosotros, porque os guste o no, al final sólo quedará uno. ¿Queda claro?

- Por supuesto – dijo Billy Boom mientras miraba a Eveline. De pronto sentimos un brusco aterrizaje. Se abrió la compuerta y James nos echó a patadas de allí.

17:48 (hora local): empieza el concurso

Por el momento los caníbales no daban señales de vida. Tuvimos tiempo para relajarnos y disfrutar del paisaje. Después nos pusimos a trepar a las palmeras para coger cocos. Cuando ya había tirado suficientes cocos para el día bajé al suelo para echar una meada. Me aparté un poco de los demás y me pareció ver una figura humana escondida entre la vegetación, entonces una lanza cayó frente a mis pies y se clavó en la arena. Intenté avisar a los demás sin armar escándalo, pero empezaron a salir caníbales de todas partes. Eché a correr gritando como un loco mientras los cabrones me tiraban lanzas y flechas. Los demás también intentaron huir como pudieron. En el ataque perdimos a tres de nosotros de golpe. Abandonamos la playa y nos internamos en la selva.

CONTINUARÁ...